Parábola del trueque, Juan José Arreola (Español 2)

2Al grito de «¡Cambio esposas viejas por nuevas!» el mercader recorrió las calles del pueblo arrastrando su convoy de pintados carromatos.

Las transacciones fueron muy rápidas, a base de unos precios inexorablemente fijos. Los interesados recibieron pruebas de calidad y certificados de garantía, pero nadie pudo escoger. Las mujeres, según el comerciante, eran de veinticuatro quilates. Todas rubias y todas circasianas. Y más que rubias, doradas como candeleros.

Al ver la adquisición de su vecino, los hombres corrían desaforados en pos del traficante. Muchos quedaron arruinados. Sólo un recién casado pudo hacer cambio a la par. Su esposa estaba flamante y no desmerecía ante ninguna de las extranjeras. Pero no era tan rubia como ellas.

Yo me quedé temblando detrás de la ventana, al paso de un carro suntuoso. Recostada entre almohadones y cortinas, una mujer que parecía un leopardo me miró deslumbrante, como desde un bloque de topacio. Presa de aquel contagioso frenesí, estuve a punto de estrellarme contra los vidrios. Avergonzado, me aparté de la ventana y volví el rostro para mirar a Sofía.

Ella estaba tranquila, bordando sobre un nuevo mantel las iniciales de costumbre. Ajena al tumulto, ensartó la aguja con sus dedos seguros. Sólo yo que la conozco podía advertir su tenue, imperceptible palidez. Al final de la calle, el mercader lanzó por último la turbadora proclama: «¡Cambio esposas viejas por nuevas!». Pero yo me quedé con los pies clavados en el suelo, cerrando los oídos a la oportunidad definitiva. Afuera, el pueblo respiraba una atmósfera de escándalo.

Sofía y yo cenamos sin decir una palabra, incapaces de cualquier comentario.

-¿Por qué no me cambiaste por otra? -me dijo al fin, llevándose los platos.

No pude contestarle, y los dos caímos más hondo en el vacío. Nos acostamos temprano, pero no podíamos dormir. Separados y silenciosos, esa noche hicimos un papel de convidados de piedra.

Desde entonces vivimos en una pequeña isla desierta, rodeados por la felicidad tempestuosa. El pueblo parecía un gallinero infestado de pavos reales. Indolentes y voluptuosas, las mujeres pasaban todo el día echadas en la cama. Surgían al atardecer, resplandecientes a los rayos del sol, como sedosas banderas amarillas.
Ni un momento se separaban de ellas los maridos complacientes y sumisos. Obstinados en la miel, descuidaban su trabajo sin pensar en el día de mañana.

Yo pasé por tonto a los ojos del vecindario, y perdí los pocos amigos que tenía. Todos pensaron que quise darles una lección, poniendo el ejemplo absurdo de la fidelidad. Me señalaban con el dedo, riéndose, lanzándome pullas desde sus opulentas trincheras. Me pusieron sobrenombres obscenos, y yo acabé por sentirme como una especie de eunuco en aquel edén placentero.

Por su parte, Sofía se volvió cada vez más silenciosa y retraída. Se negaba a salir a la calle conmigo, para evitarme contrastes y comparaciones. Y lo que es peor, cumplía de mala gana con sus más estrictos deberes de casada. A decir verdad, los dos nos sentíamos apenados de unos amores tan modestamente conyugales.

Su aire de culpabilidad era lo que más me ofendía. Se sintió responsable de que yo no tuviera una mujer como las de otros. Se puso a pensar desde el primer momento que su humilde semblante de todos los días era incapaz de apartar la imagen de la tentación que yo llevaba en la cabeza. Ante la hermosura invasora, se batió en retirada hasta los últimos rincones del mudo resentimiento. Yo agoté en vano nuestras pequeñas economías, comprándole adornos, perfumes, alhajas y vestidos.

-¡No me tengas lástima!

Y volvía la espalda a todos los regalos. Si me esforzaba en mimarla, venía su respuesta entre lágrimas:

-¡Nunca te perdonaré que no me hayas cambiado!

Y me echaba la culpa de todo. Yo perdía la paciencia. Y recordando a la que parecía un leopardo, deseaba de todo corazón que volviera a pasar el mercader.

Pero un día las rubias comenzaron a oxidarse. La pequeña isla en que vivíamos recobró su calidad de oasis, rodeada por el desierto. Un desierto hostil, lleno de salvajes alaridos de descontento. Deslumbrados a primera vista, los hombres no pusieron realmente atención en las mujeres. Ni les echaron una buena mirada, ni se les ocurrió ensayar su metal. Lejos de ser nuevas, eran de segunda, de tercera, de sabe Dios cuántas manos… El mercader les hizo sencillamente algunas reparaciones indispensables, y les dio un baño de oro tan bajo y tan delgado, que no resistió la prueba de las primeras lluvias.

El primer hombre que notó algo extraño se hizo el desentendido, y el segundo también. Pero el tercero, que era farmacéutico, advirtió un día entre el aroma de su mujer, la característica emanación del sulfato de cobre. Procediendo con alarma a un examen minucioso, halló manchas oscuras en la superficie de la señora y puso el grito en el cielo.

Muy pronto aquellos lunares salieron a la cara de todas, como si entre las mujeres brotara una epidemia de herrumbre. Los maridos se ocultaron unos a otros las fallas de sus esposas, atormentándose en secreto con terribles sospechas acerca de su procedencia. Poco a poco salió a relucir la verdad, y cada quien supo que había recibido una mujer falsificada.

El recién casado que se dejó llevar por la corriente del entusiasmo que despertaron los cambios, cayó en un profundo abatimiento. Obsesionado por el recuerdo de un cuerpo de blancura inequívoca, pronto dio muestras de extravío. Un día se puso a remover con ácidos corrosivos los restos de oro que había en el cuerpo de su esposa, y la dejó hecha una lástima, una verdadera momia.

Sofía y yo nos encontramos a merced de la envidia y del odio. Ante esa actitud general, creí conveniente tomar algunas precauciones. Pero a Sofía le costaba trabajo disimular su júbilo, y dio en salir a la calle con sus mejores atavíos, haciendo gala entre tanta desolación. Lejos de atribuir algún mérito a mi conducta, Sofía pensaba naturalmente que yo me había quedado con ella por cobarde, pero que no me faltaron las ganas de cambiarla.

Hoy salió del pueblo la expedición de los maridos engañados, que van en busca del mercader. Ha sido verdaderamente un triste espectáculo. Los hombres levantaban al cielo los puños, jurando venganza. Las mujeres iban de luto, lacias y desgreñadas, como plañideras leprosas. El único que se quedó es el famoso recién casado, por cuya razón se teme. Dando pruebas de un apego maniático, dice que ahora será fiel hasta que la muerte lo separe de la mujer ennegrecida, ésa que él mismo acabó de estropear a base de ácido sulfúrico.

Yo no sé la vida que me aguarda al lado de una Sofía quién sabe si necia o si prudente. Por lo pronto, le van a faltar admiradores. Ahora estamos en una isla verdadera, rodeada de soledad por todas partes. Antes de irse, los maridos declararon que buscarán hasta el infierno los rastros del estafador. Y realmente, todos ponían al decirlo una cara de condenados.

Sofía no es tan morena como parece. A la luz de la lámpara, su rostro dormido se va llenando de reflejos. Como si del sueño le salieran leves, dorados pensamientos de orgullo.

Anuncios

3 comentarios sobre “Parábola del trueque, Juan José Arreola (Español 2)

  1. 1. En esta historia, el personaje trabaja reemplazando esposas viejas por esposas nuevas. HAy muchos oficios al igual que estos. Uno podria ser los chinos que se ponen en la pulga y que dicen que una crema es para la cara cuando en realidad, no se deveria de poner por que pudiera causar irritación. Tal vez solo lo dicen por vender y porque la gente no se atrevería ir a reclamarle por la mentira. Quizás otro podía ser un vendedor de perfumes, que dice que él aroma nunca se va y que siempre se mantiene allí. Usan expresiones de persuasión solo para vender, pero cuando la gente lo ve barato, no piensa si si sirve si no que, lo compra y luego termina no usandolo por ser algo que no sirve. Yo voy hacer un monólogo sobre un señor que vende productos para bajar de peso.

    “Ayer al fin recibí mi pedido por él correo. Ya llevaba semanas esperando a que me llegara, pues estoy un poco necesitado de dinero y lo ocupo, pues según con vender eso me traería muchísimo dinero.

    Se trata de estas pastillas y unos tes que mire en internet. Cuando lo vi, no lo podía creer, hasta se me hacía un poco falso, pero entre más leía, más me iba convenciendo de que era verdad. Los tes son de puras hierbas encontradas en una isla que tiene un nombre raro. La cosa es que, cuando mire las fotos de él antes y después de la gente de la internet me quede sorprendido, pues yo un poco hinchado, quizás hasta ami me haría el milagro. Las compre pues había testimonios de personas que de pobres las vendieron y se volvieron ricos, yo digo que hasta de nada mas tenerlas dan suerte.

    Como decía me llegaron, y las pastillas son de una isla bellísima (también habia fotos de donde era). LAs pastillas viene en frasco medio raro, pero yo creo que eso lo que las hace especial. Me dieron también un libro de como salir a venderlas. También venía otro libro, donde son puros testimonios de la gente y como les va ahora que las venden. Estoy muy emocionado, pues gaste todo mi dinero en esas pastillas. Las pastillas son para bajar de peso. En una semana juran que hacen bajar más de 15 lb. dependiendo si sigue uno las instrucciones. Pues yo empece a tomarlas ayer, vino una de prueb para que yo también pudiese escribir mi testimonio y que según lo pondrian en el libro siguiente.

    Ya llevo más de un mes, y pues en realidad, nose. Ya no estoy tan hinchado. Yo creo que hasta me mejoraron la vista por que cuando me miro en el espejo me miro ya más flaco, hasta un poco desnutrido. También antes de tomarlas, me dolía pero feo doblarme, y cuando empecé a tomarme él te, nombre se me quitó y ahorita ando como nuevo. No puedo creer que esto me haga tan bien. También él pelo se me empezó a ponerse tan bonito y me crecía, tanto que me daba vergüenza por que luego iban a decir que ya me habia cambiado. La cosa es que entre más me las tomo más mejora mi salud. Ahorita ya me acabe él te de prueba así que me toco agarrar de los otros.

    Las pastillas resultaron ser buenisimas, cuando quería ir a vender, me di cuenta que ya se me habían acabado todas y la gente me pedía muchas más, pero me hice unas yo y me quedaron todavía hasta mejor. Estas pastillas, no solo sirven para el peso, sino que si tienes danado un riñón, tomate unas dos al dia y veras como se te quita en un mes. Si yo se los digo por que le di a mi abuelita y antes de que ella muriera me dijo que él riñón se le habia compuesto gracias ami.. También sirven para que se te quiten las manchas que tiene uno por las cicatrices. Si pues mi sobrina tenía la cara llena de granos y cuando se le quitaron le quedó toda feo y se les quitó. Ahora vivo en un lugar como a tres dias del pueblo, pues la gente me pedía mucha pastilla y me tuve que mudar de alli.”

    2. Él sarcasmo en esta historia puede ser encontrado precisamente al principio de la historia cuando llega el mercader y grita <>. Generalmente, uno no puede cambiar de esposa asi por que si. Cuando alguien se casa es porque quiere pasar el “resto de sus vidas juntos” con esa persona. Cuando la mujer del recién casado es cambiada por una rubia por que ella no era tan rubia como las otras. Él sarcasmo es dirigido como un tipo de insulto en la historia para la mujer. En la historia al parecer la mujer no era tan bonita, y si estaban con sus maridos, quizás era por que tenían que casarse. Al fin, cuando llega el supuesto vendedor de esposas viejas, todo los hombres inmediatamente van y las reemplazan, por que según para ellos, la belleza y su pelo rubio era lo más hermoso que podria haber. Aqui el físico de la mujer es lo que esta burla, ya que todos lo hombres corren por una bonita y no se fijan que su mujer actual es la que en verdad vale oro. También cuando él mercader se expresa como “esposas viejas” tratando de decir que ya como llevaban tiempo de ser amas de casa, ya no servirán. También cuando dice en la historia <> Es tan irónico que alguien sea dado garantía de que es posible mantener esa belleza o cualquier cosa por siempre. Él mercader les ve la cara, pero ve que los compradores en realidad, en ese momento, no se fijaban en lo que hacían, si no que se dejaban llevar por las caras bonitas de la mujer.

    3.Los elementos culturales en la historia son como la gente es facilmente manipulada por un fascista. Usualmente, en una ciudad grande, se conoce el fraude más por que pues es más grande y también hay mucha información. La manera en la que él mercader llega con la mujeres bellas, y los hombres del pueblo rápidamente van y creen lo que ven, demuestra cómo la gente todavía puede ser adoctrinada por la gente que ven segura de sí mismo. Cuando los hombres descubren que son engañados deciden ir por él estafador a buscarlo y para buscar la venganza. En estos tiempos eso no pasa, pero se puede ver la cultura y como él hombre cree que todo lo puede resolver por sí mismo con su propia fuerza. “ “Hoy salio del pueblo la expedición de los maridos engañados, que van en busca del mercader… Los hombres levantaban al cielos los puños, jurando venganza.”

    4. Este cuento me deja a entender que la mujer solo se cree bella si es bonita, si tiene buen cuerpo, o si también es blanca. En realidad no es así más en esta historia , las mujeres son alargadas, pues lo hombres no creen tanta belleza y no las quieren dejar solas. La mujer piensa que teniendo la cara bonita ya lo es todo , más no es así. Si la mujer se diera a valorar por sus sentimientos sería feliz y no la lastimara tanto, pues la mujer sabe bien que aveces los hombres solo buscan a la mujer con buen cuerpo. Los hombres en este cuento, se dejan llevar por la atracción que les trae ver ala mujer rubia, su cuerpo blanco y todo lo que se le ve por afuera. Él hombre no piensa en su mujer sino que complace más su placer que tener a la mujer que en realidad lo ama. Al fin todos cometen errores, y así como los hombres deciden cambiarlas asi de facil, la vida le quita lo bello y se quedan sin nada. Quedan condenados, porque saben que sus esposas también irán y estarán con otros hombres, ahora ellas blancas y bonitas. La mujer y él hombre creen que lo que en verdad importa es lo de afuera, lo que la gente puede ver. Que siendo bonitas o de buen ver pueden ser lo mejor en esta vida.

    5. Al principio de la historias las mujeres que son dadas a los hombres eran bellas rubias, y eran tan comparadas al oro. “Las mujeres, según el comerciante, eran de veinticuatro quilates. Todas rubias y todas circasianas. Y más que rubias, doradas como candeleros.” Todos lo hombres eran feligreses pues tenían a su lado algo hermoso que lo hacía lucir a ellos y su mujeres tan cariñosas con ellos, que los hacían sentir aún mejor, a pesar de haber quedado en ruina por lo que les habia dicho él hombre. “Obstinados en la miel, descuidaba su trabajo sin pensar en el día de mañana.” Los hombres se creían bendecidos por la mujer perfecta a su lado, pues viviendo en una isla, era raro que se mirara a una mujer a sí. Pues de tanto descuido, los hombres no se dieron cuenta que las mujeres eran ya bastante usadas y que él que se las había vendido les habia hecho algunas alteraciones y les habia dado una “baño de oro tan bajo y tan delgado” que no les duró por mucho tiempo. Esas mujeres y esos hombres felices y asombrados ahora solo eran m=hombres furiosos, ya pensando en él grave error que habian hecho. “El primer hombre que notó algo extraño se hizo el desentendido, y el segundo también. Pero el tercero, que era farmacéutico, advirtió un día entre el aroma de su mujer, la característica emanación del sulfato de cobre.”
    Las mujeres ya no eran bellas, todos sus defectos iban saliendo, los lunares y hasta parecía una epidemia. Su cuerpo blanco de un dia para otro se extravio. Eso bello que tenian ellas habia desaparecido, al igual que su valor de ellas. Ya no eran bellas, todo lo que dejaron ir por una simple falsedad echa mano, ya no estaba allí más solo él recuerdo de esa mujer “perfecta.”Ahora estamos en una isla verdadera, rodeada de soledad por todas partes.”

    6.Creo que la relación que tiene con la comunidad, es solo de seguir lo que hacen todos. Si todos los hombres cambiaron a su esposa por una mejor, la comunidad espera que él hubiese hecho lo mismo. Creo que si hay remordimiento por que solo uno es astuto, o quizás por la pena, pero solo él fue él único que decide quedarse con su esposa. En un principio creo que si desea ir con él resto de la gente, pero al ver a esa mujer que se le queda viendo, se apena, pues yo digo que ve que su mujer es mejor que ellas. Se apena de sí mismo que había visto a la mujer, pero al fin de todo no decide ir con él resto. Tenía razón él marido de no haber salido, si no salio por lástima o por amor, al fin de todo fue él que salió beneficiado y su esposa aún la tenía con él.

    7. Creo que la pareja se apenaba de que él era él único que no la habia cambiado. Ella se apenaba de que su marido no la hubiera cambiado por otra. Él se apenaba ya de tanto como actuaba Sofía, de no haberla cambiada. Más se mantuvieron juntos. Cuando todos se dieron cuenta de que habían sido estafados, ellos son los únicos que no salen a buscar venganza pues fueron los únicos que no salieron. También a ella le daba pena salir a la calle, por que ella er la causa de que no tuviera más amigos. Quizás también se apenaba por que sabían cuánto amor se tenían que ellos mismos, no lo querían reconocer. Ella ve que su esposo a pesar de la tentación que tiene no la cambia y ella ve eso, pero se apena de ver como su esposo le prefiere a ella en vez de una mujer rubia. Él se apena después, su mujer no le agradecía semejante acto y según ella él era él malo.

    8. La reacción que tiene Sofía a los regalos que le da su marido es porque ella piensa que su marido le tiene lastima. Cuando llega él mercader a llevarse a las esposas viejas, su marido solo se queda con ella y no piensa en irla a cambiarla, si no que tiene miedo de ver tanta mujer así. “Yo me quedé temblando detrás de la ventana, al paso de un suntuoso.” Ella percibe lo que pasa y solo le pregunta a su marido por que no no la cambia. Despues de eso, en ella un resentimiento empieza a crecer, pues su esposo no la cambia y ella cree que es porque su marido le tiene lastima y se quiere ver fiel ante los demás. Ella no quería ser comparada con las otras mujeres, por eso no salia con su marido, por miedo a que dijeran que ella era fea por no ser blanca. “POr su parte Sofía se volvió cada vez más silenciosa y retraída. Se negaba a salir ala calle conmigo, para evitarme contrastes y comparaciones.”. Ella se piensa culpable de que su marido ya no tenga amigos. También ella creía que su marido la engañaba con su pensamiento, y ella no quería que él le hubiera lastima. Ella hubiera preferido ser cambiada a que la atormentaban los pensamientos de que su hombre pudiera caer en tentación.

    9. El mensaje en esta historia, es como la gente solo ve lo de afuera, lo que se puede ver más no ve los sentimientos. En la historia vemos como le gente es deslumbrada por tanta ,mujer rubia y por su piel blanca. Los hombres rápidamente se dejan llevar por su sentido de la atracción, y dejan a su esposa por una desconocida que un estafador viene y les compra. La mujer rubia este cuento, es una mujer que es embellecida pero en realidad ni ella ni los hombres la conocen bien. Es un tipo de disfraz que le dan, pues según siendo rubia sería la mujer más amorosa del mundo. La gente, si la mujer en estos tiempos no tiene su cuerpo curvo, no es una mujer perfecta. Cuando va caminando una mujer delgada, con no tan buen cuerpo, es ignorada por los hombres, y la mujer también se siente por eso. Sin embargo, si pasa una mujer con unas curvas infinitas, el hombre cree que es lo más bello, pues le agrada a sus ojos y su forma de ser. NO se da cuenta que lo que en realidad cuenta es lo que tiene la mujer dentro, como piensa, como es, como es con la gente a su alrededor, sino todo lo contrario. Una mujer puede ser la más bella, pero si esta vacia por dentro, automaticamente se vuelve horrible. Pero la sociedad de estos tiempos no se fija en eso. Ponen a la belleza como un adorno, como algo necesario para verse bien. No con ser rubia, ni piel clara te hace ser mejor persona, o más valiosa, si no que como eres tu y como tu alma es. Cuando los hombres terminan descubriendo que las mujere son falsas y que lo bonito se les iba borrando cada que los días pasaban, se dan cuenta de él grave error que cometen pero ya es demasiado tarde. La sociedad le da imagenes ala mujer de como tiene que ser su cuerpo, que tan altas, por ejemplo, los maniquis, tiene unas curvas que solo con cirugia se puede conseguir. Si la gente valorara más el interior y lo bello que pueden ser los sentimientos de alguien, no habría tanta mujer matándose dia a dia en el ejercicio, dejando de comer, por que al fin la belleza no es para siempre, llegas a la edad y ese “sacrificio” que uno hace, solo queda en fotos, en recuerdos y en la mente.

  2. 1. Otro oficio que puede ser parecido al de nuestro personaje es el comerciante en los tianguis (específicamente en los de México). Por ejemplo los comerciantes se la pasan ofreciendo sus productos a toda la gente, animándolos en diferentes formas. A continuación daré un pequeño monologo:
    Se ve como la gente viene en busca de las mejores rebajas del tianguis. Los comerciantes miran la oportunidad de vender sus productos, otros ven la oportunidad de estafar a ciertas personas.
    -El del puesto de frutas: Pásele marchante, por aquí encontrara la mejor pina para la niña.
    -La gente: curiosamente se acerca para ver porque tanto alborote.
    -El del puesto de frutas: Aproveche, están fresquecitas, mi señora. Este es el último día que estaremos por aquí, así que no dude en comprarla. Es mas pruébelo y júzguelo por usted mismo.
    – La gente: Todas las personas la saborean y se dan cuenta que son realmente dulces. Son deliciosas y aparte se ven muy frescas.
    2. El sarcasmo usado a través del cuento es que todas las esposas de los hombres que el narrador menciona es que eran morenas, por esta cierta razón es que las querían cambiar por mujeres doradas, con un color más bello, mas blancas. Todo están muy convencidos que sus mujeres son mismisima belleza de toda la isla. Las mujeres son muy bonitas, de un color blanco, con destellos dorados, pelo rubio como el oro. Todos los hombres que lograron “cambiar a su esposa vieja por nueva” se dan el gusto de presumir que tienen toda una reina en su hogar, ellos las observan como unas modelos con un cuerpazo invadeable. El sarcasmo es que ellos tenían a una mujer puede que hasta más fea que la anterior. Cada quien se da cuenta con el tiempo. Las mujeres se estaban quedando sin su piel dorada, eran toda una farsa. Las pobres mujeres quedaron peor que una momia, todas negras, despeinadas y mugrosa, como el autor las llamo “Lejos de ser nuevas, eran de segunda, de tercera, de sabe Dios cuántas manos…”. Al final, los maridos quedaron con lo mismo que habían empezado.
    3. El autor nos da algunos elementos culturales a través del cuento. La sociedad en este cuento es representada muy materialista, porque cuando aquel hombre vino a vender a las mujeres rubias (que son tratadas como cualquier producto), todos quieren el mismo. Desde mi punto de vista lo miro como hoy cuando alguien trae un iphone, entonces todos ven que eso lo hace mirarse a la moda, para que nadie te apunte como alguien que no está en la parte de la tecnología decides seguir lo que los demás hacen, para sentirte parte de ellos. Eso mismo pasa en este cuento, porque todos quieren tener lo mejor, la mujer más bella y rubia. “Al ver la adquisición de su vecino, los hombres corrían desaforados en pos del traficante.”Otro hecho que encuentro es que en este lugar los hombres no son tan machistas, o al menos con las mujeres rubias. Estas no hacían algún quehacer del hogar, se quedaban todo el día dormidas. Regularmente en los pueblos, las mujeres son obligadas o ya tienen la costumbre desde chicas a mantener a su esposo bien atendido. “Indolentes y voluptuosas, las mujeres pasaban todo el día echadas en la cama.” Al parecer en esta ocasión el adulterio es visto como un símbolo de valentía, orgullo, etc. Normalmente le adulterio se mira como algo muy malo en los ojos de la sociedad porque está muy relacionado con la religión. Pero aquí juzgan al narrador por no haber cometido adulterio. “Me pusieron sobrenombres obscenos, y yo acabé por sentirme como una especie de eunuco en aquel edén placentero.”
    4. La indiosincrasia del hombre es que se dan a ver como personas que pueden tener la mujer rubia más bella. Cuando ven que un hombre compra una mujer, inmediatamente todos la quieren comprar porque quieren sentirse dentro del grupo, del machismo. Ellos las compran para satisfacerse ya que sus antiguas esposas eran negras y ellos no querían eso, estaban cansados de tener que ver siempre un rostro muy feo. Las mujeres son utilizadas por los hombres ya sea en el contexto de intercambiarlas por una mas güera, bella, y dorada o para ser compradas en el caso de las mujeres rubias. Desgraciadamente, las mujeres no son vistas como personas, si no como productos de los cuales se pueden deshacer cuando ya no sirvan y volver a comprar una “nueva”.
    5. El tema del cuento es “No todo lo que brilla es oro”, estese va transformando a través de la historia. Todos los hombres de la comunidad intercambiaron o compraron esposas porque ellos creían que estas iban a ser más bellas, y la envidia de cualquier persona. Lo que no se daban cuenta era que el vendedor era un traficante que probablemente les estaba dando “gato por liebre”, es decir los estaba engañando. Cuando el primero se dio cuenta de los problemas que estaban pasando con su esposa, quiso hacer como si no pasara nada. Una a una las mujeres se fueron despintados porque el vendedor no se dio el tiempo de cubrirle bien la piel oscura con la pintura dorada y blanca. Ellos creían que por fin se había desecho de las mujeres prietas y feas, en realidad quedaron en lo mismo o posiblemente con unas mujeres más feas. Por eso nos tenemos que dar cuenta que no todo lo que te parece extraordinario, realmente lo es. Tenemos que tener bastante precaución con nuestras decisiones, porque puede ser posible que nos arrepintamos muy tarde.
    6. Después de que toda la comunidad había cometido adulterio se quedaron muy molestos con el narrador. Ellos creían que él no tuvo el suficiente coraje para vender a su esposa y obtener otra, y que el quería hacerse pasar por una persona de buenos valores que nunca le haría tal cosa a su mujer. Ellos lo ven muy mal, no lo quieren porque no es parte de la sociedad. “Me señalaban con el dedo, riéndose, lanzándome pullas desde sus opulentas trincheras.” La razón se la doy al narrador porque el realmente no quiso ser atrapado por la tentación de la traición. Vivió en carne propia el querer cambiar a su esposa por una rubia, pero al final se resigno y se dio cuenta que su esposa era más humilde que las demás.
    7. La pareja de Sofía y el narrador tenían pena de la sociedad. Ella principalmente se sentía culpable por no tener la piel blanca y el cabello rubio. Sentía que no quería avergonzar a su esposo delante de los hombres que tenían unas mujeres bellísimas. Se escondía de todos, se aislaba en su propio mundo porque no quería ser vista, de esta manera no podría ser comparada o contrastada con las demás mujeres. Se sentían apenados de su amor tan conyugal que existía entre los dos. La humildad de su mujer no podía ser comparada con la belleza de las mujeres doradas. “Ante la hermosura invasora, se batió en retirada hasta los últimos rincones del mudo resentimiento.”
    8. Sofía tenía una reacción de fuertes sentimientos encontrados cuando su esposo le daba regalos para que ella se sintiera más bella. Creo que ella se sentía incomoda al ver que su esposo la quería hacer parecer mas bella o lo más cercano a las mujeres rubias. Se daba cuenta que su esposo no era feliz junto a ella, es mas este siempre pensaba que ojala vinieran intercambiando esposas otra vez. Ella se sentía mal con el hecho de que su esposo no la quería, por esa razón le reprochaba todos los días el por qué no la había cambiado. Esa incomodidad la hacía volverse histérica, no quería vivir con él nunca más.
    9. Creo que el mensaje que nos trata de dar el autor en este cuento es que no siempre es bueno seguir la opinión o lo que la comunidad quiera. Nosotros tenemos que ir por lo que a nosotros nos gusta o que creemos que es mejor. Tenemos que tener el poder de tomar decisiones por nosotros mismo, tenemos que prohibir que un segundo partido influya en ellas. Si logramos que nuestra opinión se la que tenga el poder, entonces triunfaremos en nuestro camino. Porque tenemos que tener la mente abierta para darnos cuenta la diferencias de lo que vamos a hacer.

  3. 1. Nombra otros oficio parecido al de nuestro personaje y crea un pequeño monólogo en donde uses el lenguaje popular que se usa en eses preciso trabajo.

    2. Comenta el sarcasmo usado a través del cuento.

    3. Comenta sobre los elementos culturales que abarca la historia.

    4. ¿Qué te dice el cuento, de principio a fin, sobre la idiosincrasia del hombre y la mujer en este preciso contexto?

    5. Basado en el cuento, desarrolla el tema de la transformación en sus diversas facetas.

    6. ¿Cuál era la relación del narrador con el resto de la sociedad? ¿Quién tenía razón? ¿Crees que el narrador, en un principio, deseaba pasarse para el lado de la comunidad? ¿Había en la comunidad remordimiento?

    7. ¿Por qué se apenaba la pareja de Sofía y el narrador?

    8. Explica la reacción de Sofía al rechazar los presentes del marido.

    9. Desarrolla el mensaje.

Tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s