Caídas, Osvaldo Soriano (Español 1)

1

Mi padre tuvo tantas caídas que al final no recordaba la primera. Lo vi despeñarse con una motoneta camino de Plaza Huincul y años más tarde se dio vuelta con el Gordini, cerca de Cañuelas. Mi madre me contó que una vez, cuando yo era muy chico, se cayó sin mayores daños de un poste de teléfonos y como era bastante distraído solía tropezarse con los juguetes que yo dejaba tirados en el suelo.

Una tarde de diciembre de 1960 alguien vino a avisarme que lo había atropellado un auto. Llegué sin aliento en una bicicleta prestada y lo encontré estirado en la calle. Estaba un poco despeinado, con los ojos abiertos y la cara muy blanca. Sobre el asfalto había un poco de sangre manchada por las huellas de unos zapatos. La gente se apartó para dejarme pasar y un tipo me dijo ya estaba por venir la ambulancia. Alguien que le había puesto un pulóver bajo la nuca me alcanzó los anteojos que se habían roto con la caída.

Nadie hablaba y yo no sabía qué decir. Me arrodillé a su lado y le hablé al oído tratando de que la voz no me saliera muy asustada. Le pregunté si podía escucharme y alguna tontería más, pero no abrió la boca. Entonces fui pedir que me ayudaran a llevarlo al hospital pero me dijeron que no convenía moverlo porque debía estar muy estropeado. El paisano de sombrero negro que lo había atropellado estaba llorando dentro del coche y tampoco me hizo caso. Volví a sentarme en la vereda y le tomé una mano. Estaba fría y blanda como la panza de un pescado. No llevaba más que el anillo de casamiento y el Omega con la correa de cuero. Me pregunté qué haría allí, en la otra punta del pueblo, cruzando la calle como un chico atolondrado. En esos días había cumplido los cincuenta y recién ahora me doy cuenta de que corría contra el tiempo. No había hecho nada que le sirviera a él y la única vez que salió en los diarios fue después del accidente, entre un cuatrero detenido en General Roca y un incendio en la usina de Arroyito.

Con los primeros calores de aquel verano había tomado la decisión de abandonar Obras Sanitarias y montar un taller de tornería. Mi madre se oponía porque no creía en su suerte. Entonces me llamó a su escritorio para que le dijera con toda sinceridad si yo le veía futuro en los negocios. De verdad, visto como lo vi entonces, con el chaleco de lana gastado y el pantalón lustroso, no me animé a apostar por él. Me convidó un cigarrillo, dejó que le explicara un complicado asunto de polleras y ya pasada la medianoche, en voz muy baja, me explicó que estaba cansado de esperar, de correr de un desierto a otro mientras se le iban los años y se le arrugaban los cueros. Dijo no estar arrepentido de nada pero se le leía la culpa en los ojos. ¿Culpa de qué? Nunca lo sabré. Aquella noche intentó darme otro de sus consejos, pero no servía para eso. Palabras más o menos, me dijo: “Por mejor que uno se explique y justifique, nada cambia. Siempre se cometen los mismos errores. Una caída dibuja la próxima y por eso creemos en un Dios, en alguien que haya aprendido a no quemarse dos veces con la misma leche”. Cosas así eran las que solía recitarme a la medianoche mientras limpiaba compases y tiralíneas frente al tablero de dibujo.

Le dije que no se calentara, que cualquiera hacía plata si eso era lo único que se proponía y que él estaba para otra cosa. Lo suyo era correr por ahí, andar a la deriva para no llegar a ninguna parte. A él y a mí nos daba lo mismo un lugar u otro siempre que tuviera una estación y algunas leguas por delante.

Ese día salimos a caminar por los andurriales, yo estornudando por el polen y él tosiendo su tabaco. Me hablaba de lo que haría cuando tuviera un taller con seis tornos y no sé cuántas máquinas para fabricar herramientas. De a ratos lo situaba en Córdoba y después lo ponía en Mendoza para abastecer también a los chilenos. Sin darnos cuenta llegamos al río y de pronto se jactó de haber sido muy buen nadador en su juventud, allá en Campana. Señaló la isla bajo el puente y me desafió a ganarle a contracorriente. Cambié de conversación porque el Limay es profundo y temí que se ahogara. Yo tenía menos de veinte años y me parecía imposible que mi padre pudiera ganarme en algo. Insistió y puse como excusa una contractura del fútbol o algo parecido. No me oyó o no quiso oírme y empezó a quitarse la ropa ahí mismo, abajo de la luna, hasta que sólo se quedó con unos ridículos calzoncillos celestes que le llegaban hasta las rodillas. Bravuconeaba, supongo. Tenía todo el pelo blanco pero ahora estaba de nuevo en el Delta junto a sus amigos y con toda la vida por delante. No sé qué pensé mientras lo miraba alejarse tirando brazadas. Creo que me daba pena verlo pelear contra su propia sombra. Me toreaba a mí pero la bronca, como el agua, venía de lejos y nos mojaba a los dos.

En un momento lo perdí de vista hasta que al rato me gritó desde la isla. Yo no quería seguirle el juego. Tampoco estaba seguro de animarme a atravesar el río. Le contesté que se dejara de joder, que volviera, y me senté a esperarlo. Calculé que no iba a tardar porque no podía estar mucho tiempo sin fumar. Pero también esa vez me equivoqué. Me pidió que escondiera su ropa y que me fuera a casa porque tenía ganas de dar un paseo por la isla. A dos pasos había un muelle con botes pero ninguno de los dos quería ridiculizarse. Llamé al barquero y le di la poca plata que tenía para que le alcanzara el paquete de cigarrillos e intentara traerlo de vuelta. Pero no volvió. Se quedó pitando en silencio en la otra orilla hasta que me cansé de su juego y me fui a dormir.

Creo que fue ese episodio el que lo alejó por un tiempo de mí y del taller de tornería. La tarde en que lo encontré tirado en la calle temí que se muriera con la impresión de que yo lo había abandonado. La ambulancia tardó siglos en llegar y lo llevó a un hospital donde me dijeron que tenía el cráneo roto. Mi madre se quedaba a su lado durante la mañana y a la tarde iba yo. Cuando pudo mover los labios me dijo que se había gastado el aguinaldo completo en la primera cuota del torno y no se animaba a decírselo a mi madre.

Era otro de sus juguetes tardíos pero todavía no estaba seguro de poder disfrutarlo. “¿Me voy a morir?”, me preguntó cuando se dio cuenta de que tenía una bolsa de hielo sobre la cabeza. Le dije que no, aunque no era seguro, y le pregunté dónde estaba su famoso torno. “Llega de Buenos Aires en el tren de la semana que viene; es una hermosura, no te imaginas”, me contestó muy serio. Una enfermera había puesto las cosas que llevaba sobre la mesa de luz. El pañuelo, el encendedor, la billetera vacía, unas monedas y el folleto del torno que era italiano y parecía una nave espacial. “¿Te duele?”, dije y me senté cerca de la ventana a mirar a las chicas que atravesaban el jardín. “Sí, desde hace mucho”, murmuró. “¿Qué me pasó ahora?” Le conté que lo había agarrado un auto y se había golpeado la cabeza contra el pavimento. Pareció sorprenderse, como si le dijera que se había caído de la calesita: “Y a tu madre, ¿qué le vamos a decir?”. Se refería al aguinaldo y a todo lo que otra vez no podríamos comprar. Cerró los ojos y se durmió. O tal vez en su confusión de huesos rotos y sesos desbaratados pensaba en lo buena que hubiera sido su vida sin mi madre y sin mí. Me incliné para decirle al oído que no siempre se puede ganar, que a veces hay que saber quedarse de este lado de la orilla. Hizo una mueca de disgusto y entornó los párpados: “Eso es de cobardes; los ríos están para que uno los cruce”. Como siempre, del infortunio sacaba alguna lección que lo disculpaba ante los demás.

Después de hablar con el médico tuve miedo de que aquella fuera su última metáfora. A mi madre le dije que la plata del aguinaldo se la habían robado en la calle mientras estaba caído y que de todos modos para nosotros no habría fiestas ese fin de año. Antes de Navidad lo trasladaron a casa, flaco y vendado como un faquir. Ocultaba el folleto del torno abajo de la almohada. No sé si mi madre se creyó el cuento del aguinaldo robado, pero en Nochebuena no tuvimos festejos ni palabras bonitas. Mi padre pasaba las horas inmóvil, con la mirada puesta en el techo. Un día me hizo una seña para que me inclinara a escucharlo: “Véndelo”, susurró, “cuando llegue véndelo por lo que te den”. Me pareció que contenía un lagrimón y le dije que no, que ahora estaba en medio de la corriente y tenía que nadar. Después de todo, eso era lo que había querido enseñarme. Hizo un gesto de alivio, me pasó un brazo alrededor del cuello, y dijo: “Está bien, pero no te olvides de mandarme un bote con los cigarrillos”.

Anuncios

5 comentarios sobre “Caídas, Osvaldo Soriano (Español 1)

  1. 1) Haz un análisis del personaje que sufría y sufría caídas pero al parecer no le infligian malestar alguno; y del otro que fue testigo de ese esfuerzo, comenta como el ejemplo le impactó su vida.
    El personaje que sufría y sufría caídas pero no le infligian malestar alguno, era el papá del narrador. Basado en lo que nos cuenta el narrador, sabemos que su papa es un señor un poco distraido y torpe. Nos informa el narrador sobre sus varias caidas de el señor: “Mi padre tuvo tantas caídas que al final no recordaba la primera. Lo vi despeñarse con una motoneta camino de Plaza Huincul y años más tarde se dio vuelta con el Gordini, cerca de Cañuelas”. También nos habla de los varios cuentos que le cuenta su mamá sobre él: “Mi madre me contó que una vez, cuando yo era muy chico, se cayó sin mayores daños de un poste de teléfonos y como era bastante distraído solía tropezarse con los juguetes que yo dejaba tirados en el suelo”. Todos los cuentos mencionados por el narrador demuestran que tan distraído es el senor. Otra cosa que aprendemos, es que es un señor sabio con muchos consejos y metáforas. Le intenta dar un consejo a el narrador la misma noche que le propuso su idea de montar un taller de torneria: “Por mejor que uno se explique y justifique, nada cambia. Siempre se cometen los mismos errores. Una caída dibuja la próxima y por eso creemos en un Dios, en alguien que haya aprendido a no quemarse dos veces con la misma leche”. Nos cuenta el narrador que le solía recitarle cosas asi, y eso nos da a entender que es una persona sabia que trata de usar consejos así como una forma de enseñanza. Basado en lo que menciona sobre la idea de montar un taller de torneria, conocemos, que el papa del narrador es un soñador, él quería abandonar su previo trabajo en busca de un sueño, como nos menciona el narrador: “Con los primeros calores de aquel verano había tomado la decisión de abandonar Obras Sanitarias y montar un taller de tornería”. También sabemos que es una persona valiente, porque desafió a su hijo a ganarle en una carrera: “Señaló la isla bajo el puente y me desafió a ganarle a contracorriente”.
    El otro personaje, fue testigo del esfuerzo de su padre, ese personaje es el narrador. Aprendemos que el narrador es una persona preocupada de su papá, nos damos cuenta de eso por que siempre parecía estar a su lado; cuando fue atropellado, cuando le dio la idea de abandonar Obras Sanitarias, y cuando llegaron hacia el río. Hasta se preocupo cuando le reto a ganarle a la corriente: “Cambié de conversación porque el Limay es profundo y temí que se ahogara”. Yo pienso que la relación entre los dos es una relación llena de amor y comprensión, porque siempre esta el narrador para escuchar sus consejos. Su papa tambien le da un gran ejemplo, que impacta su vida, constantemente le da consejos sobre la vida, y también le revela sus sueños y sus preocupaciones. “Me hablaba de lo que haría cuando tuviera un taller con seis tornos y no sé cuántas máquinas para fabricar herramientas”, esto nos enseña que el papa enseño a el narrador de sus sueños, y de luchar por ellos.
    2) Comenta sobre el sentido de culpa.
    En esta historia, el sentido de la culpa es muy presente en el papá. El narrador se pudo dar cuenta de su sentido de culpa, cuando nos contó: “Dijo no estar arrepentido de nada pero se le leía la culpa en los ojos. ¿Culpa de qué? Nunca lo sabré”. Apesar de darse cuenta de su culpa, nunca pudo averiguar bien de que se sentía tan culpable. Aunque no supo decirnos bien de que se sentía culpable, pudimos averiguar y suponer, que el papa se sentía culpable por que nunca pudo alcanzar sus sueños, y darles lo que su familia merecía. También sabemos que siente un poco de culpa y frustración por siempre estarse cayendo: “…me explicó que estaba cansado de esperar, de correr de un desierto a otro mientras se le iban los años y se le arrugaban los cueros”.

    3) Por que, según el padre, creemos en Dios? Cual es tu opinión al respecto?
    Segun el padre, creemos en dios porque: “Por mejor que uno se explique y justifique, nada cambia. Siempre se cometen los mismos errores. Una caída dibuja la próxima y por eso creemos en un Dios, en alguien que haya aprendido a no quemarse dos veces con la misma leche”. Eso se significa que aunque uno intente de justificar sus acciones, nada de lo que paso cambia, los errores que ocurrieron todavía existen. Creemos en dios porque, tenemos que creer en alguien que ya aprendió de sus errores, alguien que no comete errores. Mi opinión al respecto de porque creemos en Dios, es que el nos sirve como un refugio, alguien quien siempre nos da esperanzas de seguir luchando y de nunca resignarse.

    4) “Los rios estan para que uno los cruce” (explica detalladamente que quiso decir el padre)
    Cuando el padre dijo: “Los rios estan para que uno los cruce”, uso esa frase como una metáfora para decir, que todos tenemos problemas, o rios, que estan allí para que nosotros los enfrentemos, o para que nosotros los cruzemos. Uso rios para representar los problemas porque los ríos son difíciles de cruzar, igual que los problemas so difícil de resolver. Esta es la metáfora perfecta para describir la vida. Yo digo eso porque igual que los ríos, la vida es algo dificil de que enfrentar, aveces hay corrientes fuertes que nos dejan desequilibrados, o problemas que nosotros enfrentamos que son difíciles de resolver. En otras palabras, esta frase representa el nivel de dificultad de la vida, porque siempre encontraremos problemas y dificultades.

    5) Cuáles son tus ríos y como piensas cruzar?
    Personalmente yo tengo varios ríos que tengo que cruzar. Uno de esos ríos seria buenas calificaciones, la razón por la que considero este un río, es porque tengo muchas clases avanzadas que me dejan con diversas cantidades de tareas. Normalmente, la tarea no es una gran cosa para completar, sin embargo tengo que equilibrar eso entre los deportes , el tiempo en familia, y mi vida personal. Entonces por esas razones batallo. Para cruzar ese rio, yo voy a completar mis tareas a tiempo, y estudiar para poder mantener los grados buenos que siempre he tenido.
    Otro de mis ríos tendría que ser el camino a jugar baloncesto en la universidad. Yo sé que tengo que trabajar duro para poder jugar en ese nivel un día, sin embargo yo sé que va a ser un viaje muy difícil , que pondrá a prueba cuánto en verdad quiero el deporte. Para cruzar este río, yo tendré que trabajar muy duro, y mejorar cada dia, para convertirme en una jugadora de baloncesto excelente.

    6) Que enseñanza deja el padre con relación al quinto párrafo cuando el hijo le dice: “andar a la deriva para no llegar a ningún lado” y que relación tiene esta enseñanza con el título y con tu vida? (Ensayo)
    En el quinto párrafo, el padre le enseña: “…andar a la deriva para no llegar a ninguna parte”. Esto se significa andar explorando, sin tener un enfoque a donde quieres llegar. Lo que aprendió el hijo de su padre es que es necesario salir adelante aunque aveces la vida no es tan facil, y que uno tiene que forzarse a levantarse de nuevo después de una gran caída. Eso me lleva a el título de la historia, Caídas, el título y la enseñanza de la historia tienen mucho en relación. En la historia, el padre siempre se caía, pero nunca se daba por vencido y siempre se levantaba de nuevo, y eso es exactamente lo que aprendió el hijo, y por eso la historia se llama Caídas.
    Muchos se pueden relacionar con el papa de narrador, él se caía mucho, igual que muchos se caen de diferentes maneras, cuando enfrentan nuevos problemas. Igual que el papa, muchos se levantan y siguen luchando, pero otros se dan por vencidos. El enfoque es que todos tenemos ríos que cruzar, y a veces esos ríos nos causan dificultades que te hacen caer. Pero siempre tienen que levantarse de nuevo hasta cruzar el río.

  2. El personaje que sufría y sufría caídas pero al parecer no le infligian molestar era padre y una persona quien era bastante distraído. Tuvo tantas caídas que después no se acordaba de la primera. Era alguien que siempre sacaba una lección que lo disculpara ante los demás en cada mala y desafortunada occasion. Nos dicen, “Como siempre, de infortunio sacaba alguna lección que lo disculpara antes los demás.” El otro personaje que fue testigo de ese esfuerzo fue el hijo. El era una persona que no estaba tan cerquita a su padre. Siempre trataba de hacer lo que no pusiera su vida en peligro. Por ejemplo, “Señaló la isla bajo el puente y me desafió a ganarle a contracorriente. Cambié de conversación porque el Limay es profundo y temí que se ahogara.”

    El sentido de culpa es lo que siente el hijo. El se siente culpable de que su padre y él se alejaran de cada uno por que cuando fueron a caminar por los andurriales su papa nado en el río aunque el narrador no quería que nadara. Por un ratito lo perdió de vista y supo que no tardaría ya que tenia que fumar, pero no fue así. Luego llamó al barquero y le dio lo poco que tenía para poderle comprar el paquete de cigarrillos y trajera para atrás a su padre. Pero no regresó por que se habia quedado a pintar en silencio en el otro lado. Entonces se cansó de ese jueguito y se fue a dormir. El mismo nos dijo, “Creo que fue ese episodio el que lo alejó por un tiempo de mi y del taller de torneria.” Comprobando que el tuvo la culpa.

    Segun el padre creemos en Dios por que cuando nos caemos una vez de lo que sea, nos dependemos de Dios para que nos ayude a levantarnos de esa caída. Yo creo que el padre tenía razón porque es cierto eso de que cuando sentimos que nada sirve a nuestro favor, ahi nos ponemos a rezar esperando de que Dios pueda ser un milagro y nos ayude a sobrepasar esa mala situación.

    Cuando el padre dice, “Los ríos estan para que uno los cruce” Yo pienso que el quiso decir que en la vida hay muchos problemas y que uno tiene que superar cada uno de ellos. Y si eso no es posible entonces tienes que aprender de ese problema. También creo que por la misma razón el padre siempre sacaba una lección de todo lo infortunado para que fuera disculpado sobre los demás por que no pudo cruzar ese río.

    Un río muy grande que estoy por cruzar es el de tener una cirugía. Yo creo que eso es un rio por que nunca en mi vida me habia lastimado de una manera tan fea. Especialmente jugando uno de los deportes favoritos. Tambien tome la decision de si tener la cirugía por que después de este grandísimo río, al otro lado voy a tener la oportunidad de poder jugar de nuevo. Otro de mis ríos es la escuela y todo el trabajo en el. Aveces mucho trabajo me estresa por que si no entrego las cosas en tiempo mis grados pueden bajar. Yo pienso cruzar este río con tiempo y dedicación por que despues de salir de la high schoo, todo mi esfuerzo tendría que valer la pena.

    Con relación al quinto párrafo cuando el hijo le dice al padre; “andar a la deriva para no llegar a ningún lado” el padre deja una enseñanza de que no importa a donde vayas o cuanto tomes para llegar a ese lugar, cualquier día que tengas un problema o como el padre decía “un río” tienes que a aprender a sobrepasarlo o en otras palabras a “cruzarlo.” Y si por alguna razón no lo puedes sobrepasar, tendrás que tomar una lección de ese problema y aprender de tus errores. Esta enseñanza está relacionada con el titulo por que cuando uno se cai, tiene que a aprender a como levantarse así las veces que sean necesarias para poder llegar a donde tu deseas llegar. Así como lo hacía el padre. Yo me puedo comparar con esta enseñanza por que cada vez que caigo, se que tendre que luchar contra la corriente para poder cruzar ese río que me espera y poder llegar al otro lado. Y a la misma vez tener fe en Dios de que el me va a ayudar en el camino porque no importan las veces que uno se caiga siempre tenemos que saber la manera de como levantarnos aunque aveces tenemos que dejar las cosas más importantes atras, tendras que saber explorar nuevas cosas por que al final todo ese esfuerzo valdrá la pena.

  3. Maritza Eguiza
    Per.2
    1. Haz un análisis del personaje que sufría y sufría caídas pero al parecer no le infligian malestar alguno; y del otro que fue testigo de ese esfuerzo, comenta como el ejemplo le impactó su vida.
    La persona que sufría en su vida y sufría muchas caídas era el papá del narrador. Toda su vida el quería tener su propio taller pero no logró su sueño. El es us senor muy torpe que de cualquier cosa se anda tropezando. “Mi madre me contó que una vez, cuando yo era muy chico, se cayó sin mayores daños de un poste de teléfonos y como era bastante distraído solía tropezarse con los juguetes que yo dejaba tirados en el suelo.”(Párrafo 1) El papa era una persona torpe que no pone mucha atención a donde va o hasta talvez puede decir que el tiene mala suerte. “Aquella noche intentó darme otro de sus consejos, pero no servía para eso.”(Párrafo 4) Pero el papa del narrador es un hombre que quiere lo mejor para su hijo y quiere que el salga adelante, por eso el le da muchos consejos a su hijo aunque su hijo no le hacia mucho caso.
    El narrador es una persona que miró a su papá poner mucho esfuerzo en lo que él quería hacer en su vida. El narrador fue el testigo de los desafíos que su papá tuvo en la vida y como se esfuerzo. “..en voz muy baja, me explicó que estaba cansado de esperar, de correr de un desierto a otro mientras se le iban los años y se le arrugaba los cueros.” El narrador piensa de la felicidad de su papá porque cuando el papa se gastó el dinero y le ayudó a echar mentiras a su mamá. “A mi madre le dije que la plata del aguinaldo se la habían robado en la calle mientras estaba caído..” Por mirar a su padre batallar con la vida, el aprendió mucho. En vez de desanimarse y pensar que su vida nunca será buena, el aprendio de su padre muchas cosas. “Un día me hizo una seña para que me inclinara a escucharlo: “Véndelo”, susurró, “cuando llegue véndelo por lo que te den”. Me pareció que contenía un lagrimón y le dije que no, que ahora estaba en medio de la corriente y tenía que nadar. Después de todo, eso era lo que había querido enseñarme.”
    2. Comenta sobre el sentido de culpa.
    El sentido de culpa de la historia es que el papa nunca pudo realizar sus sueños y se sintió culpable. El se sintió culpable por siempre andar de tropiezos y no poderle dar a su familia lo que él deseaba darles. El envés de darles cosas buenas les causaba pena porque el los decepcionaba con todos los errores que él cometía con frecuencia. “..en voz muy baja, me explicó que estaba cansado de esperar, de correr de un desierto a otro mientras se le iban los años y se le arrugaba los cueros.”(Párrafo 4) El papa se sentía culpable por no lograr lo que él le prometióa a su familia. Y porque él siempre estaba andado de tropiezos envés de realizar sus sueños.
    3. Porque,según el padre, creemos en Dios? Cual es tu opinión al respecto?
    Según el padre creemos en dios porque él es la esperanza para salir adelante. Nos ayuda a tener confianza en sí mismo, especialmente durante los tiempos difíciles que hay en la vida. El padre también cree en dios porque dios le da fortaleza a los que creen en él y los ayuda adelante. Y levantarse de sus caídas y continuar. Tendrás caídas pero con fe de dios siempre saldrás adelante. Ah esto yo creo que sí es bonito tenerle mucha fe a dios cuando estas en situaciones dificiles, pero tambien dios no te pude ayudar si tu no pones el esfuerzo a salir adelante. Para mi son dos cosas que van siempre de las manos, la fe y el optimismo de la persona. “..me dijo: “Por mejor que uno se explique y justifique, nada cambia. Siempre se cometen los mismos errores. Una caída dibuja la próxima y por eso creemos en un Dios, en alguien que haya aprendido a no quemarse dos veces con la misma leche”’.(Párrafo 4) El papa esta diciendo que creemos en dios porque él es el que nos ayuda a enseñarnos a no cometer los mismos errores y poder sobrepasar nuestras caídas.
    4. “Los rios estan para que uno los cruce” (explica detalladamente qué quiso decir el padre)
    “Los rios estan para que uno los cruce” esto significa que los desafíos de la vida se pueden vencer. Los ríos describen los problemas que agarras en la vida. Cruzar un río no es fácil pero no es imposible, igual como no es fácil sobrepasar un desafío. Los desafíos están para que unos los supere y pueda aprender de ellos. “Me incliné para decirle al oído que no siempre se puede ganar, que a veces hay que saber quedarse de este lado de la orilla. Hizo una mueca de disgusto..”(Párrafo 9). El padre le quiso dar un consejo a su hijo de no darse por vencido. A el padre no le simpatiza la idea de darse por vencido.
    5.Cuáles son tus ríos y como los piensas cruzar?
    Los rios que yo tengo en mi vida son graduarme de la preparatoria.Yo se que graduarme de la preparatoria no va ser algo fácil pero yo voy a cruzar este río por trabajando duro y hacer todos mis trabajos. También otro río que yo tengo que cruzar es llegar a la carrera que yo quiero tener. Para cruzar este río yo tengo que esforzarme en la escuela y llegar a la universidad.
    6. Que enseñanza deja el padre correlación al quinto párrafo cuando el hijo le dice: “andar a la deriva,n para no llegar a ningún lado” y que relación tiene esta enseñanza con el título y con tu vida? (Ensayo)
    El padre le enseñó a su hijo que andar a la deriva no se llegaba a ningún lado. El hijo aprendió de su papá que no era fácil escapar de la corriente y cruzar el río. Y querer tratar de cruzar un río cuando no se tiene la suficiente fuerza para seguir adelante es seguir nadando contra la deriva. Entonces uno tiene que tener fuerzas para seguir adelante después de darte caídas. Su papá lo ha estado aconsejando por muchos años y el hijo no le ponia mucha atencion, pero esto nos dice que el hijo si a estado poniendo un poco de atención a su papa.
    El título de la historia nos dice mucho sobre el tema de la historia. El papa del narrador es el personaje que siempre se anda dando tropiezos y caídas en la vida. El título de esta historia se llama “Caídas.” El titulo esta describiendo como el papa falla en sus metas. La vida del papa se identifica con la mía porque yo dia a dia lucho con aprender las cosas que me enseñan en la escuela. Y la diferencia entre su vida y la mia es que yo si persevero en mis metas. El permaneció con solo sus ideas, porque el nunca se sintió seguro de realizar sus ideas. Nada creía en él y en lo que él podría lograr. Esto hizo que él no tuviera confianza en sí mismo. Esta es la diferencia entre el y yo, porque yo si tengo personas que me ayudan y creen en mi. Por eso yo si puedo realizar mis sueños de tener una carrera buena y ir a la universidad.

  4. 1) El personaje que sufría y sufría caídas es una persona fuerte que a pasado por muchos obstáculos pero ha sabido como superarlos sin que tuviera un malestar. Este personaje que sufría y sufría nunca se lastimaba porque solía salir bien hasta que fue atropellado. Este personaje es fuerte y siempre se ha sentido joven porque el quiso jugar carreras contra su hijo cuando se metio al rio y no le importo que se mirara viejo o lo que pensará su hijo. Lo que hace esta persona fuerte es que no importa cuanta veces te caigas sino cuantas veces te levantes. El fue atropellado pero tuvo la fuerza suficiente para levantarse. El personaje que fue testigo de su esfuerzo no le tenia fe cada vez que se caía y el siempre tenia miedo que algo le pasara. Por ejemplo, cuando se metio al rio, el tuvo miedo que se ahogara y por eso no quiso jugar carreras. El personaje que solía caerse mucho le impacta la vida a su hijo creando conciencia que no importa cuantas veces te caigas sino cuantas veces te levantes. También le impactó cuando le dice, “Eso es de cobardes; los ríos están para que uno los cruce”. Esto le enseña que a uno les ponen obstáculos y es el deber de uno brincarse o pelear contra ellos pero no importa lo que pase nunca hay que dar marcha atrás.También le enseñó a su hijo que no debe de dejar pasar oportunidades ni experiencias por vivir nada más por el temor al fracaso y a consecuencias negativas.

    2) El sentido de la culpa es una experiencia vivida que salió mal o que tuvo consecuencias que suelen dejar un sabor amargo que no nos dejan vivir el presente. Te hace sentir culpable y se te quita el valor de volver a mirar a esa persona de frente. Como al final del cuento la persona que solía tropezarse mucho sintió el sentido de la culpa porque el se gasto el aguinaldo que iban a usar para el fin del año para la navidad. El le echo mentiras a su esposa diciéndole que se lo habían robado cuando lo atropellaron. Igualmente, el hijo sintió culpa al haberse negado jugar carreras con su padre en el río cuando lo vio atropellado y al borde de la muerte.

    3)La razón que dice el padre que creemos en dios es porque, “Una caída dibuja la próxima y por eso creemos en un Dios, en alguien que haya aprendido a no quemarse dos veces con la misma leche”. Mi opinión al respecto de lo que dice el padre es que es cierto porque uno cree en Dios para que nos guíe por el buen camino y hacer el bien y a aprender de nuestros errores. Por ejemplo, Jesús se sacrificó para limpiar todos los pecados del mundo y esto demuestra que Dios nos dio una segunda oportunidad para que nos levantemos de nuestras caídas. En mi opinión, el personaje que cometió tantos errores creía en Dios al igual que yo porque todos estamos vulnerables a cometer un error pero tenemos fe de que al seguir los pasos de Dios, seremos semejante y cometeremos menos o quizas ningun error en nuestras decisiones.

    4) “Los rios estan para que uno lo crucé” El padre trata de explicarnos que los obstáculos están para que uno los enfrente. Que los problemas están para que los solucionemos. Que las enfermedades están para que se curen. Ese tipo de mentalidad tenía el padre, que todo lo que se te venga lo necesitas que pelear para que ganes valor y te sientas bien contigo mismo al final sin importar como acabes. Por ejemplo, el personaje tenía como meta poder alquilar un taller con seis tornos y por eso se gasto el aguinaldo. Pero desafortunadamente, fue atropellado y como dijo su hijo, “que ahora estaba en medio de la corriente y tenía que nadar” para poder cumplir su sueño. Como persona, es normal tener metas y sueños deseados pero lo difícil es continuar con la misma mentalidad de querer alcanzarlos.

    5) Los ríos que yo tengo son que yo establezco prioridades donde no van. Por ejemplo, poner otras cosas sin importancia enfrente de mis estudios y futuro académico. Otro ejemplo es que le doy más importancia a cosas materiales y superficiales antes de mi familia y responsabilidades como hermano, hijo y estudiante. La forma que puedo cruzar estos ríos es enfrentandolos en vez de evadirlos. Por ejemplo, mi plan es ponerme a estudiar cuando tengo tiempo en vez dejarlo para después. Como dijo el padre “los ríos están para que uno lo cruce” ,entonces hay que empezar a cruzar los ríos dándoles su prioridad y esfuerzo en vez de hacer excusas para no hacerlo.

    6) Qué enseñanza deja el padre con relación al quinto párrafo cuando el hijo le dice: “andar a la deriva para no llegar a ningún lado” y que relación tiene esta enseñanza con el título y con tu vida? (Ensayo)
    La enseñanza que deja el padre es tener metas, lograrlas pero jamas ser conformistas con lo que logren. Esto tiene ensenanza con el título porque uno tropieza y se cae cuando andas a la deriva sin rumbo fijo y se puede fracasar y cometer muchos errores.Por ejemplo el padre cometió muchos errores mientras estaba a la deriva y se gastó el dinero que le habían dado para las fiestas de navidad. La forma que trato de solucionar el problema le trajo más problemas. Le mintió a su esposa y vive con el sentido de la culpa. El mensaje que deja el quinto párrafo puede ser interpretado de muchas maneras. Una de ellas es que andas haciendo muchas cosas que al final te llevan a ningún lado pero te traen muchos problemas y a la vez enseñanzas. Por ejemplo, el hijo al final comprendió que su padre no se gastó el dinero por egoísta o con malas intenciones sino para cumplir uno más de sus sueños espontáneos. Esto es comparado a nuestra vida de hoy porque hay muchos padres que su gran sueño es que sus hijos logren una mejor vida que la de ellos. Muchos padres derivan su sueño y lo hacen inalcanzable cuando le tratan de dar todo a sus hijos y los hacen inútiles. Esas enseñanzas hacen que los hijos no puedan levantarse de caídas y tropezones que da la vida. En comparación mia, mi mama me ha enseñado que de los tropezones y las caídas dejan cicatriz pero más importante una enseñanza y fortaleza para afrontar el futuro. Cada tropiezo superado es un escalón hacia el éxito.

  5. 1. Haz un analisis del personaje que sufria y sufria caidas pero al parecer no le infligian malestar alguno; y del otro que fue testigo de ese esfuerzo, comenta como el ejemplo le impacto su vida.

    2. Comenta sobre el sentido de culpa.

    3. Por que, segun el padre, creemos en Dios? Cual es tu opinion al respecto?

    4. “Los rios estan para que uno los cruce” (explica detalladamente que quiso decir el padre)

    5.Cuales son tus rios y como los piensas cruzar?

    6. Que enseñanza deja el padre con relacion al quinto parrafo cuando el hijo le dice: “andar a la deriva para no llegar a ningun lado” y que relacion tiene esta enseñanza con el titulo y con tu vida? (Ensayo)

Tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s