Pecado de omisión, Ana María Matute (Español 3)

A los trece años se le murió la madre, que era lo último que le quedaba. Al quedar huérfano ya hacía lo menos tres años que no acudía a la escuela, pues tenía que buscarse el jornal de un lado para otro. Su único pariente era un primo de su madre, llamado Emeterio Ruiz Heredia. Emeterio era el alcalde y tenía una casa de dos pisos asomada a la plaza del pueblo, redonda y rojiza bajo el sol de agosto. Emeterio tenía doscientas cabezas de ganado paciendo por las laderas de Sagrado, y una hija moza, bordeando los veinte, morena, robusta, riente y algo necia. Su mujer, flaca y dura como un chopo, no era de buena lengua y sabía mandar. Emeterio Ruiz no se llevaba bien con aquel primo lejano, y a su viuda, por cumplir, la ayudó buscándole jornales extraordinarios. Luego, al chico, aunque le recogió una vez huérfano, sin herencia ni oficio, no le miró a derechas, y como él los de su casa.

La primera noche que Lope durmió en casa de Emeterio, lo hizo debajo del granero. Se le dio cena y un vaso de vino. Al otro día, mientras Emeterio se metía la camisa dentro del pantalón, apenas apuntando el sol en el canto de los gallos, le llamó por el hueco de la escalera, espantando a las gallinas que dormían entre los huecos:

-¡Lope!

Lope bajó descalzo, con los ojos pegados de legañas. Estaba poco crecido para sus trece años y tenía la cabeza grande, rapada.

-Te vas de pastor a Sagrado.

Lope buscó las botas y se las calzó. En la cocina, Francisca, la hija, había calentado patatas con pimentón. Lope las engulló deprisa, con la cuchara de aluminio goteando a cada bocado.

-Tú ya conoces el oficio. Creo que anduviste una primavera por las lomas de Santa Áurea, con las cabras de Aurelio Bernal.

-Sí, señor.

-No irás solo. Por allí anda Roque el Mediano. Iréis juntos.

-Sí, señor.

Francisca le metió una hogaza en el zurrón, un cuartillo de aluminio, sebo de cabra y cecina.

-Andando -dijo Emeterio Ruiz Heredia.

Lope le miró. Lope tenía los ojos negros y redondos, brillantes.

-¿Qué miras? ¡Arreando!

Lope salió, zurrón al hombro. Antes, recogió el cayado, grueso y brillante por el uso, que guardaba, como un perro, apoyado en la pared.

Cuando iba ya trepando por la loma de Sagrado, lo vio don Lorenzo, el maestro. A la tarde, en la taberna, don Lorenzo fumó un cigarrillo junto a Emeterio, que fue a echarse una copa de anís.

-He visto a Lope -dijo-. Subía para Sagrado. Lástima de chico.

-Sí -dijo Emeterio, limpiándose los labios con el dorso de la mano-. Va de pastor. Ya sabe: hay que ganarse el currusco. La vida está mala. El «esgraciado» del Pericote no le dejó ni una tapia en que apoyarse y reventar.

-Lo malo -dijo don Lorenzo, rascándose la oreja con su uña larga y amarillenta- es que el chico vale. Si tuviera medios podría sacarse partido de él. Es listo. Muy listo. En la escuela…

Emeterio le cortó, con la mano frente a los ojos:

-¡Bueno, bueno! Yo no digo que no. Pero hay que ganarse el currusco. La vida está peor cada día que pasa.

Pidió otra de anís. El maestro dijo que sí, con la cabeza. Lope llegó a Sagrado, y voceando encontró a Roque el Mediano. Roque era algo retrasado y hacía unos quince años que pastoreaba para Emeterio. Tendría cerca de cincuenta años y no hablaba casi nunca. Durmieron en el mismo chozo de barro, bajo los robles, aprovechando el abrazo de las raíces. En el chozo sólo cabían echados y tenía que entrar a gatas, medio arrastrándose. Pero se estaba fresco en el verano y bastante abrigado en el invierno.

El verano pasó. Luego el otoño y el invierno. Los pastores no bajaban al pueblo, excepto el día de la fiesta. Cada quince días un zagal les subía la «collera»: pan, cecina, sebo, ajos. A veces, una bota de vino. Las cumbres de Sagrado eran hermosas, de un azul profundo, terrible, ciego. El sol, alto y redondo, como una pupila impertérrita, reinaba allí. En la neblina del amanecer, cuando aún no se oía el zumbar de las moscas ni crujido alguno, Lope solía despertar, con la techumbre de barro encima de los ojos. Se quedaba quieto un rato, sintiendo en el costado el cuerpo de Roque el Mediano, como un bulto alentante. Luego, arrastrándose, salía para el cerradero. En el cielo, cruzados, como estrellas fugitivas, los gritos se perdían, inútiles y grandes. Sabía Dios hacia qué parte caerían. Como las piedras. Como los años. Un año, dos, cinco.

Cinco años más tarde, una vez, Emeterio le mandó llamar, por el zagal. Hizo reconocer a Lope por el médico, y vio que estaba sano y fuerte, crecido como un árbol.

-¡Vaya roble! -dijo el médico, que era nuevo. Lope enrojeció y no supo qué contestar.

Francisca se había casado y tenía tres hijos pequeños, que jugaban en el portal de la plaza. Un perro se le acercó, con la lengua colgando. Tal vez le recordaba. Entonces vio a Manuel Enríquez, el compañero de la escuela que siempre le iba a la zaga. Manuel vestía un traje gris y llevaba corbata. Pasó a su lado y les saludó con la mano.

Francisca comentó:

-Buena carrera, ése. Su padre lo mandó estudiar y ya va para abogado.

Al llegar a la fuente volvió a encontrarlo. De pronto, quiso llamarle. Pero se le quedó el grito detenido, como una bola, en la garganta.

-¡Eh! -dijo solamente. O algo parecido.

Manuel se volvió a mirarle, y le conoció. Parecía mentira: le conoció. Sonreía.

-¡Lope! ¡Hombre, Lope…!

¿Quién podía entender lo que decía? ¡Qué acento tan extraño tienen los hombres, qué raras palabras salen por los oscuros agujeros de sus bocas! Una sangre espesa iba llenándole las venas, mientras oía a Manuel Enríquez.

Manuel abrió una cajita plana, de color de plata, con los cigarrillos más blancos, más perfectos que vio en su vida. Manuel se la tendió, sonriendo.

Lope avanzó su mano. Entonces se dio cuenta de que era áspera, gruesa. Como un trozo de cecina. Los dedos no tenían flexibilidad, no hacían el juego. Qué rara mano la de aquel otro: una mano fina, con dedos como gusanos grandes, ágiles, blancos, flexibles. Qué mano aquélla, de color de cera, con las uñas brillantes, pulidas. Qué mano extraña: ni las mujeres la tenían igual. La mano de Lope rebuscó, torpe. Al fin, cogió el cigarrillo, blanco y frágil, extraño, en sus dedos amazacotados: inútil, absurdo, en sus dedos. La sangre de Lope se le detuvo entre las cejas. Tenían una bola de sangre agolpada, quieta, fermentando entre las cejas. Aplastó el cigarrillo con los dedos y se dio media vuelta. No podía detenerse, ni ante la sorpresa de Manuelito, que seguía llamándole:

-¡Lope! ¡Lope!

Emeterio estaba sentado en el porche, en mangas de camisa, mirando a sus nietos. Sonreía viendo a su nieto mayor, y descansando de la labor, con la bota de vino al alcance de la mano. Lope fue directo a Emeterio y vio sus ojos interrogantes y grises.

-Anda, muchacho, vuelve a Sagrado, que ya es hora…

En la plaza había una piedra cuadrada, rojiza. Una de esas piedras grandes como melones que los muchachos transportan desde alguna pared derruida. Lentamente, Lope la cogió entre sus manos. Emeterio le miraba, reposado, con una leve curiosidad. Tenía la mano derecha metida entre la faja y el estómago. Ni siquiera le dio tiempo de sacarla: el golpe sordo, el salpicar de su propia sangre en el pecho, la muerte y la sorpresa, como dos hermanas, subieron hasta él así, sin más.

Cuando se lo llevaron esposado, Lope lloraba. Y cuando las mujeres, aullando como lobas, le querían pegar e iban tras él con los mantos alzados sobre las cabezas, en señal de indignación, «Dios mío, él, que le había recogido. Dios mío, él, que le hizo hombre. Dios mío, se habría muerto de hambre si él no lo recoge…», Lope sólo lloraba y decía:

-Sí, sí, sí…

Anuncios

4 comentarios sobre “Pecado de omisión, Ana María Matute (Español 3)

  1. Gilberto Montanez
    Periodo 5
    Pecado de Omision, Ana Maria Matute

    1. Comenta sobre la clase social de cada personaje y da evidencias.

    Respuesta: En este cuento, podemos ver que hay varios personajes diferentes. Estos personajes están parte de una clase social diferente y están expuestos a otras circunstancias.
    Primeramente, está el personaje principal de Lope. El es parte de una clase social muy baja. Desde el principio del cuento podemos ver que él es pobre. “A los trece años se le murió la madre, que era lo último que le quedaba. Al quedar huérfano ya hacía lo menos tres años que no acudía a la escuela, pues tenía que buscarse el jornal de un lado para otro.” Como vemos, el es un joven de 13 años, y su madre había muerto. Sabemos que Lope era parte de una clase social baja, porque su madre era la única persona que realmente amaba y tenía de compañía. No tenía la misma compañía como otra gente de alta clase. Incluso, él tenía que trabajar a esa edad para poder sobrevivir y tener algo de dinero. Emeterio, el primo de su papá, miro que él no tenía muchas posesiones. “Luego, al chico, aunque le recogió una vez huérfano, sin herencia ni oficio, no le miró a derechas, y como él los de su casa.” Aquí vemos que Lope es un joven huérfano , con poca experiencia en la vida. No tiene herencia ni oficio, pues es parte de la clase social baja. También, Lope es tratado como una persona pobre, sin las oportunidades de la gente rica, pues duerme en un granero afuera de la casa de Emeterio. “La primera noche que Lope durmió en casa de Emeterio, lo hizo debajo del granero.” Una persona que es pobre, se aprovecha de cualquiera oportunidad de comer algo. “Francisca, la hija, había calentado patatas con pimentón. Lope las engulle deprisa, con la cuchara de aluminio goteando a cada bocado.” Vemos que Lope empezó a comer rápidamente cuando tuvo la oportunidad de hacerlo. Y por el resto de su vida, Lope estará trabajando como pastor en las tierras de Sagrado. “-Te vas de pastor a Sagrado.” Emeterio lo mandó a trabajar ahí, a pesar de su edad joven. Lope no tenía otra elección sino de trabajar como pastor. Él no tenía experiencia en la vida, no tenía dinero, y no tenía los fondos para poder ir a la escuela. Estas cosas nos dan a entender que Lope era parte de una clase social muy baja.

    Ahora hablemos sobre Emeterio. El es un hombre ya adulto. El pertenece a la clase social más alta que hay en este cuento. “Emeterio era el alcalde y tenía una casa de dos pisos asomada a la plaza del pueblo, redonda y rojiza bajo el sol de agosto.” Emeterio es un alcalde, y con esta profesion ha acumulado muchas pertenencias durante su vida. Un alcalde gana un sueldo alto, y tienen la oportunidad de vivir en condiciones cómodas. Emeterio tiene una casa de dos pisos que tiene una vista hacia la plaza del pueblo. También, él es dueño de tierras y tiene su buen ganado. “Emeterio tenía doscientas cabezas de ganado paciendo por las laderas de Sagrado, y una hija moza, bordeando los veinte, morena, robusta, riente y algo necia.” Se menciona que tenía doscientas cabezas de ganado. Es mucho ganado, y nos demuestra que tiene una tierra grande para poder tener tantos animales ahí. Emeterio tiene una familia completa. Tiene una esposa y una hija llamada Francisca. Emeterio también tiene el poder y derecho de dirigir a la personas para que trabajen. “-No irás solo. Por allí anda Roque el Mediano. Iréis juntos.” El tenía el derecho de decirle a Lope que vaya junto con Roque al Sagrado, para que trabajen como pastores. Emeterio también tenía el poder para poder mandar a la gente a que hagan algo que le parezca necesario. “-¿Qué miras? ¡Arreando!” Aquí, Emeterio le dijo a Lope que ande hacia la tierra del Sagrado. Y Lope obedeció y huyó hacia la tierra. En sí, Emeterio vive una vida muy feliz y cómoda. El frequentemente esta relajandose y gozando de la vida buena. “Emeterio estaba sentado en el porche, en mangas de camisa, mirando a sus nietos. Sonreía viendo a su nieto mayor, y descansando de la labor, con la bota de vino al alcance de la mano. Lope fue directo a Emeterio y vio sus ojos interrogantes y grises.” Emeterio estaba sentado afuera, mirando a sus nietos y sonriendo. Que vida la de el. Esto nos demuestra que Emeterio pertenece a una clase social muy alta y prestigiosa.

    Hablemos sobre Francisca. Ella es la hija de Emeterio. Ella nació en una clase social muy alta, junto con su familia. Su padre Emeterio le ha dado muchas cosas en la vida, pues son ricos. Francisca tiene muy buena apariencia. “…una hija moza, bordeando los veinte, morena, robusta, riente y algo necia.” Ella es robusta, riente, y es un adulto joven. “Francisca, la hija, había calentado patatas con pimentón. Lope las engulle deprisa, con la cuchara de aluminio goteando a cada bocado.” Vemos que ella sabe como cocinar, y preparar buena comida. Esto nos enseña que ella tiene experiencia al cocinar, y trabajar en la casa. Ella tiene un futuro brillante, pues tiene todas los refuerzos para continuar en una clase social alta. Francisca también se había casado y tenía tres hijos. “Francisca se había casado y tenía tres hijos pequeños, que jugaban en el portal de la plaza.” Ella vive una vida muy feliz y cómoda, pues su padre le ha dado todas estas cosas de alto prestigio.

    También está la esposa de Emeterio. Ella también es parte de la clase social alta. Ella vive en la casa de Emeterio, y tiene las pertenencias de el. Ella es parte de una vida muy cómoda. “Su mujer, flaca y dura como un chopo, no era de buena lengua y sabía mandar.” Vemos que ella sabe como mandar a la gente y no era de buena lengua. Esto nos enseña que ella es parte de una clase social alta, pues de esa manera es como la gente de ese nivel actúan.

    Hablemos sobre Don Lorenzo. El es parte de una clase social alta. “Cuando iba ya trepando por la loma de Sagrado, lo vio don Lorenzo, el maestro. A la tarde, en la taberna, don Lorenzo fumó un cigarrillo junto a Emeterio, que fue a echarse una copa de anís.” Vemos que don Lorenzo es un maestro. Un maestro normalmente tiene una vida buena y tienen suficiente dinero. También, don Lorenzo era amigo de Emeterio. Sabemos que Emeterio es un hombre rico, así es que un amigo de él seguramente también es rico. Don Lorenzo fuma cigarrillos y tomar copas de anís. El habla junto con Emeterio y gozan de la vida. Sin duda, Don Lorenzo es parte de una clase social alta.

    Hablemos sobre Roque el Mediano. El es parte de una clase social baja. Él trabaja junto con Lope en los campos del Sagrado. “-No irás solo. Por allí anda Roque el Mediano. Iréis juntos.” El trabaja duro junto con Lope, y no tiene dinero para aumentar su clase social. “Roque era algo retrasado y hacía unos quince años que pastoreaba para Emeterio. Tendría cerca de cincuenta años y no hablaba casi nunca. Durmieron en el mismo chozo de barro, bajo los robles, aprovechando el abrazo de las raíces. En el chozo sólo cabían echados y tenía que entrar a gatas, medio arrastrándose. Pero se estaba fresco en el verano y bastante abrigado en el invierno.” Roque era un señor ya de edad, pues tiene 50 anos y todavia continua trabajando en el campo. A esa edad sigue en el trabajo duro, pues no tiene otra opción para sobrevivir. El es pobre, y ha trabajado por Emeterio por varios anos. Roque ya tiene muchos años en el campo, y ya es parte de su vida rutinaria. Roque el Mediano es parte de una clase social baja.

    Finalmente, está el personaje de Manuel Enríquez. El también es parte de una clase social alta. “Entonces vio a Manuel Enríquez, el compañero de la escuela que siempre le iba a la zaga. Manuel vestía un traje gris y llevaba corbata. Pasó a su lado y les saludó con la mano.” Cuando La miro a Manuel caminando sobre ahí, recordó cuando estaban juntos en la escuela. Manuel era un niño inteligente y estaba en un nivel alto en la clase. Ahora, Manuel se vestía con un traje gris y con corbata. Si un hombre está vestido decentemente con traje y corbata, podemos imaginar que tiene dinero. Así es que Manuel sin duda tiene dinero para comprar ropa buena. Incluso, Francisca dijo que él está estudiando para ser abogado. “Francisca comentó:
    -Buena carrera, ése. Su padre lo mandó estudiar y ya va para abogado.” Para poder ser abogado, se requiere que vayas a una universidad y estudies bien. La universidad es muy prestigiosa y no cualquiera puede estudiar ahi. Y vemos que Francisca dijo que su padre lo mandó a estudiar. Esto nos enseña que su padre le estaba pagando sus estudios en la universidad. Asi es que la familia de Manuel era también de clase alta. También, Manuel tenía el dinero para comprar cigarrillos de buena calidad. “Manuel abrió una cajita plana, de color de plata, con los cigarrillos más blancos, más perfectos que vio en su vida. Manuel se la tendió, sonriendo.” Manuel es un hombre de clase social alta porque no trabaja tan duro como Lope. “Qué rara mano la de aquel otro: una mano fina, con dedos como gusanos grandes, ágiles, blancos, flexibles. Qué mano aquélla, de color de cera, con las uñas brillantes, pulidas. Qué mano extraña: ni las mujeres la tenían igual.” Lope noto que la manos de Manuel eran finas y agiles. No estaba tan duros y colorados como los de Lope al trabajar en el campo. Manuel no trabajaba como esclavo y más bien estudia para ser abogado. Así es que Manuel pertenece a una clase social alta.

    2. Desarrolla el punto de vista del escritor.
    El escritor tiene un punto de vista como tercera persona del cuento. El ha sido un testigo de todo lo que ha pasado en la historia y cómo se desarrolla hasta el final. Comienza el escritor diciendo que Lope había perdido a su madre a los trece años. “A los trece años se le murió la madre, que era lo último que le quedaba. Al quedar huérfano ya hacía lo menos tres años que no acudía a la escuela, pues tenía que buscarse el jornal de un lado para otro. Su único pariente era un primo de su madre, llamado Emeterio Ruiz Heredia.” Después sigue explicando cómo Emeterio ayudó a Lope y le dio un trabajo. “-¡Lope! Lope bajó descalzo, con los ojos pegados de legañas. Estaba poco crecido para sus trece años y tenía la cabeza grande, rapada. -Te vas de pastor a Sagrado.” El escritor estaba presente en la ocasión en que Emeterio llamó a Lope para ir a trabajar. El vio todo lo que sucedió y cómo actuó Lope al ir a trabajar. “Lope salió, zurrón al hombro. Antes, recogió el cayado, grueso y brillante por el uso, que guardaba, como un perro,apoyado en la pared.” Pasaron los años, y Lope trabajaba junto a Roque en las tierras del Sagrado. El escritor también explica cómo es que Lope se encuentra con Manuel Enríquez, y cómo hablan sobre su pasado. El escritor explica los detalles de cada personaje. Pues cuando Lope miró las manos de Manuel Enríquez, el escritor explica lo que él había pensado sobre ellas. “Qué rara mano la de aquel otro: una mano fina, con dedos como gusanos grandes, ágiles, blancos, flexibles. Qué mano aquélla, de color de cera, con las uñas brillantes, pulidas. Qué mano extraña: ni las mujeres la tenían igual.” El escritor miró todo lo que sucedio despues, hasta que Lope mató a Emeterio. “En la plaza había una piedra cuadrada, rojiza. Una de esas piedras grandes como melones que los muchachos transportan desde alguna pared derruida. Lentamente, Lope la cogió entre sus manos. Emeterio le miraba, reposado, con una leve curiosidad. Tenía la mano derecha metida entre la faja y el estómago. Ni siquiera le dio tiempo de sacarla: el golpe sordo, el salpicar de su propia sangre en el pecho, la muerte y la sorpresa, como dos hermanas, subieron hasta él así, sin más.” Y después, el escritor ve cómo se llevan a Lope lejos de donde estaba Emeterio. “Cuando se lo llevaron esposado, Lope lloraba.” En si, podemos ver el punto de vista del autor era en tercera persona. El escritor explicaba todos los detalles de Lope y su vida en el campo. También explica cómo actuaban los personajes cuando vieron a Lope matar a Emeterio al fin.

    3. Analiza la situación social de la época y da evidencias.

    En este cuento, podemos notar que había muchas diferencias entre las clases sociales de la época. Los de la clase social alta tomaban ventaja sobre los de la clase baja. En esta ocasión vemos que Emeterio era parte de la clase alta y prestigiosa. Y al contrario, Lope y Roque eran parte de la clase social más baja de esa época. Ellos eran pobres, y sobrevivían al trabajar para Emeterio y ganar poco dinero. Pero en si, podemos ver que las personas ricas tienen un poder superior hacia la gente pobre. Emeterio pensaba que tenía la autoridad para hacer todo lo que gustara. “Luego, al chico, aunque le recogió una vez huérfano, sin herencia ni oficio, no le miró a derechas, y como él los de su casa.” Desde el principio podemos ver que Emeterio no miraba a Lope con buenos ojos. A el no le importaba como sufria Lope, pues era huérfano, no tenía oficio, y tenía poco dinero. Y aun así, Emeterio lo trataba como un esclavo y abusaba de su autoridad de clase social alta. “La primera noche que Lope durmió en casa de Emeterio, lo hizo debajo del granero.” Emeterio decidió que Lope durmiera en el granero junto con los animales. Que feo. Y después, Emeterio levantaba a Lope muy pronto de la mañana para mandarlo a trabajar en el Sagrado. “¡Lope! Lope bajó descalzo, con los ojos pegados de legañas. Estaba poco crecido para sus trece años y tenía la cabeza grande, rapada. -Te vas de pastor a Sagrado.” Lope tenía solo trece años, y Emeterio ya lo trataba como un adulto para ir a trabajar en el campo pronto en la mañana. Lope no quería ir a trabajar tan pronto en la mañana, pero a fuerzas Emeterio lo hizo que fuera. “-Andando -dijo Emeterio Ruiz Heredia.
    Lope le miró. Lope tenía los ojos negros y redondos, brillantes.
    -¿Qué miras? ¡Arreando!” Vemos que Emeterio le gritaba a Lope y le decía que no lo mirara así y que siguiera en su camina hacia el campo. Otra forma de abusar de su poder. Cuando Emeterio le habló a don Lorenzo sobre la situación de Lope, se nota que no le importaba mucho. “Va de pastor. Ya sabe: hay que ganarse el currusco. La vida está mala.” Ya sabía que la vida de Lope era mala, pero lo seguía tratando como esclavo. Don Lorenzo se sentía mal al ver que Lope trabajaba duro a esa edad chica. Emeterio lo interrumpió y le dijo que así es la vida. “Emeterio le cortó, con la mano frente a los ojos: -¡Bueno, bueno! Yo no digo que no. Pero hay que ganarse el currusco. La vida está peor cada día que pasa.” Incluso cuando Lope quiere hablar con la gente por algunos momentos, Emeterio lo mandaba a seguir trabajando duro. “-Anda, muchacho, vuelve a Sagrado, que ya es hora…” Así es que podemos ver que la situación social era muy injusta. Lope era un joven sin educación. Emeterio era un hombre de prestigio, con dinero, y autoridad. Las situación social era de que los de la clase social alta tenían poder y tratan mal a los que era de la clase social baja. Lope no tenía posesiones, y trabajaba para sobrevivir. Emeterio lo trataba como un esclavo y hasta le gritaba para que fuera al campo. La gente rica vivía de una manera prestigiosa y libre, pero al contrario, la gente pobre trabajaba muy duro para ganarse el dia. Los pobres se veían como una parte baja de la sociedad y no era tratados bien. Que injusticia.

    4. Explica la significación de:
    La estancia de Lope en Sagrado con Roque el Mediano
    Vemos que Emeterio le dijo a Lope que iba a trabajar como pastor en Sagrado. “-Te vas de pastor a Sagrado.” Pero no iria solo Lope. Emeterio decidió que Roque el Mediano lo acompañara. “-No irás solo. Por allí anda Roque el Mediano. Iréis juntos.” Cuando Lope y Roque llegaron a Sagrado, podemos ver la circunstancias que pasaban. “Lope llegó a Sagrado, y voceando encontró a Roque el Mediano. Roque era algo retrasado y hacía unos quince años que pastoreaba para Emeterio. Tendría cerca de cincuenta años y no hablaba casi nunca. Durmieron en el mismo chozo de barro, bajo los robles, aprovechando el abrazo de las raíces. En el chozo sólo cabían echados y tenía que entrar a gatas, medio arrastrándose. Pero se estaba fresco en el verano y bastante abrigado en el invierno.” Podemos ver que ellos pasaban por tiempos difíciles. Tenían que agacharse para entrar en el chozo. Ellos tenían que dormir ahí durante los inviernos y el verano. “El verano pasó. Luego el otoño y el invierno. Los pastores no bajaban al pueblo, excepto el día de la fiesta. Cada quince días un zagal les subía la «collera»: pan, cecina, sebo, ajos. A veces, una bota de vino. Las cumbres de Sagrado eran hermosas, de un azul profundo, terrible, ciego. El sol, alto y redondo, como una pupila impertérrita, reinaba allí. En la neblina del amanecer, cuando aún no se oía el zumbar de las moscas ni crujido alguno, Lope solía despertar, con la techumbre de barro encima de los ojos. Se quedaba quieto un rato, sintiendo en el costado el cuerpo de Roque el Mediano, como un bulto alentante. Luego, arrastrándose, salía para el cerradero. En el cielo, cruzados, como estrellas fugitivas, los gritos se perdían, inútiles y grandes. Sabía Dios hacia qué parte caerían. Como las piedras. Como los años. Un año, dos, cinco.” Pero ahí siguen ambos, trabajando duro para sobrevivir. Ellos ya tenían muchos años trabajando en Sagrado. Ya conocían los sonidos de los animales y las tempestades. La significación de esta estancia es que podemos ver las condiciones en que Lope y Roque trabajaban. Podemos ver lo que tenían que pasar la gente de clase social baja. Esa era la vida de un trabajador en esa época.

    La opinión de Don Lorenzo sobre Lope
    Cuando Lope iba al camino hacia Sagrado, Don Lorenzo lo miro atentamente. “Cuando iba ya trepando por la loma de Sagrado, lo vio don Lorenzo, el maestro. A la tarde, en la taberna, don Lorenzo fumó un cigarrillo junto a Emeterio, que fue a echarse una copa de anís.” Don Lorenzo estaba hablando con Emeterio y estaban fumando y tomando. Don Lorenzo le dijo a Emeterio que era una lástima ver a Lope en esas condiciones de trabajo. “-He visto a Lope -dijo-. Subía para Sagrado. Lástima de chico.” Pero Emeterio le respondió diciendo que asi tenia que trabajar Lope para ganarse la vida. “-Sí -dijo Emeterio, limpiándose los labios con el dorso de la mano-. Va de pastor. Ya sabe: hay que ganarse el currusco. La vida está mala. El «esgrafiado» del Pericote no le dejó ni una tapia en que apoyarse y reventar.” Don Lorenzo se sintió mal al ver a un niño de 13 años ya trabajando duro en el campo. “-Lo malo -dijo don Lorenzo, rascándose la oreja con su uña larga y amarillenta- es que el chico vale. Si tuviera medios podría sacarse partido de él. Es listo. Muy listo. En la escuela…” Don Lorenzo es un maestro, y sin duda pensó que Lope tendría muchas oportunidades en la vida si no fuera por la pérdida de su madre y ahora el trabajo que tiene. Don Lorenzo dijo que Lope es listo y que haría bien en la escuela. Don Lorenzo tenía la opinión de que Lope es un joven muy listo y que no merecía tener que trabajar en el campo bajo las órdenes de Emeterio. Esto es muy significante porque no demuestra que aun en una clase social alta, hay personas que en realidad se sienten conmovidos al ver a gente pobre batallar por su vida. Don Lorenzo se sintió triste al ver a un joven sin educación y sin una vida buena.

    La reunión de Lope con Manuel Enriquez
    Lope había vista a Manuel Enríquez cuando iba pasando por la casa de Emeterio. “Entonces vio a Manuel Enríquez, el compañero de la escuela que siempre le iba a la zaga. Manuel vestía un traje gris y llevaba corbata. Pasó a su lado y les saludó con la mano.” Manuel había vista a Lope y se sorprendió al verlo hace tantos años. “-¡Eh! -dijo solamente. O algo parecido. Manuel se volvió a mirarle, y le conoció. Parecía mentira: le conoció. Sonreía. -¡Lope! ¡Hombre, Lope…!” Manuel se sintió como cuando una persona mira a alguien denuevo hace muchos años de no verlo. “¿Quién podía entender lo que decía? ¡Qué acento tan extraño tienen los hombres, qué raras palabras salen por los oscuros agujeros de sus bocas! Una sangre espesa iba llenándole las venas, mientras oía a Manuel Enríquez. Manuel abrió una cajita plana, de color de plata, con los cigarrillos más blancos, más perfectos que vio en su vida. Manuel se la tendió, sonriendo.” Lope se impresiono al ver a un amigo en un estado económico alto. Al ver que Manuel hablaba muy bien, y tenía cigarros bien hechos, Lope se quedó sorprendido. Lope había visto a un hombre que vivía una vida tan diferente a la de el. “Los dedos no tenían flexibilidad, no hacían el juego. Qué rara mano la de aquel otro: una mano fina, con dedos como gusanos grandes, ágiles, blancos, flexibles. Qué mano aquélla, de color de cera, con las uñas brillantes, pulidas. Qué mano extraña: ni las mujeres la tenían igual. La mano de Lope rebuscó, torpe. Al fin, cogió el cigarrillo, blanco y frágil, extraño, en sus dedos amazacotados: inútil, absurdo, en sus dedos.” Aun al ver los dedos de Manuel, Lope se quedo sorprendido. No había vista a unos dedos tan flexibles, blancos y ágiles hace muchos años. Lope nadamas estaba acostumbrado a ver sus dedos duros y colorados. Estaba feliz al ver a Manuel hace mucho tiempo atrás. Esta reunión entre ambos es significante porque nos enseña que aunque ellos eran amigos en la escuela, ahora sus vidas han cambiado mucho. Lope ahora no tiene tanto educación, y trabaja en los campo. Mientras que Manuel ahora continuo con su educación y va a ser abogado. Las cosas cambian tan pronto en pocos años.

    La reacción de la gente hacia el final del cuento
    Cuando Lope estaba hablando con Manuel estaban muy interesados en la plática. Pero cuando Lope fue hacia Emeterio, él le mandó que se fuera a trabajar. “Emeterio estaba sentado en el porche, en mangas de camisa, mirando a sus nietos. Sonreía viendo a su nieto mayor, y descansando de la labor, con la bota de vino al alcance de la mano. Lope fue directo a Emeterio y vio sus ojos interrogantes y grises.-Anda, muchacho, vuelve a Sagrado, que ya es hora…” Lope estaba hablando con Manuel y quiero decirle más cosas. Pero Emeterio lo mandó a trabajar y le dio órdenes fuertes. Lope sintió que esto era muy injusto. Emeterio estaba relajandose en el porche y disfrutando de la vida. Y ahora que Lope descansaba un poco y hablaba con su amigo, es cuando se enojó. Entonces, Lope agarro una piedra grande y le pegó a Emeterio muy fuertemente, hasta matarlo. “En la plaza había una piedra cuadrada, rojiza. Una de esas piedras grandes como melones que los muchachos transportan desde alguna pared derruida. Lentamente, Lope la cogió entre sus manos. Emeterio le miraba, reposado, con una leve curiosidad. Tenía la mano derecha metida entre la faja y el estómago. Ni siquiera le dio tiempo de sacarla: el golpe sordo, el salpicar de su propia sangre en el pecho, la muerte y la sorpresa, como dos hermanas, subieron hasta él así, sin más.” La reacción de la gente fue de agarrar a Lope y a llevárselo lejos de donde estaba Emeterio. Pero Lope empezó a llorar al ver lo que había pasado. “Cuando se lo llevaron esposado, Lope lloraba. Y cuando las mujeres, aullando como lobas, le querían pegar e iban tras él con los mantos alzados sobre las cabezas, en señal de indignación, «Dios mío, él, que le había recogido. Dios mío, él, que le hizo hombre. Dios mío, se habría muerto de hambre si él no lo recoge…», Lope solo lloraba y decía: -Sí, sí, sí…” La gente se puso a pensar en lo que hizo Lope. Decían que Emeterio era el que había ayudado a Lope como huérfano, era él quien lo hizo un hombre fuerte al trabajar, y era parte de su familia. Esta reacción es muy significante porque nos enseña que la gente puede pensar de una manera diferente, sin ver las cosas que habían pasado en el pasado. La gente no sabía lo duro que trabajaba Lope y las condiciones que pasaba. Y ahora que Emeterio lo mandaba a seguir trabajando, aunque tenía la única oportunidad de hablar con Manuel, esto enfureció mucho a Lope. Pero la gente nadamas ve lo que pasó al último sin juzgar los detalles del pasado. Ellos no sabian todo el rencor que tenía Lope hacia Emeterio por tratarlo como esclavo.

    5. Describe el ambiente.
    El ambiente de esta historia es muy común a la vida de muchos trabajadores de campos en el pasado. Vemos que Emeterio vivía en una casa prestigiosa. “Emeterio era el alcalde y tenía una casa de dos pisos asomada a la plaza del pueblo, redonda y rojiza bajo el sol de agosto.” Mientras que la gente de la clase social baja pasan por dificultades. Lope tenía que vivir bajo circunstancias malas. “La primera noche que Lope durmió en casa de Emeterio, lo hizo debajo del granero.” Y entonces, Emeterio lo mandó a trabajar en Sagrado como pastor. “-Te vas de pastor a Sagrado.” Lope no quería ir a trabajar en los campos, pero sabía que era la única forma de sobrevivir. En cambio, Emeterio, como un jefe, trataba a Lope como un esclavo. El le gritaba y lo mandaba a trabajar muy temprano en la mañana. “-Andando -dijo Emeterio Ruiz Heredia.
    Lope le miró. Lope tenía los ojos negros y redondos, brillantes. -¿Qué miras? ¡Arreando!” Emeterio sabía que la vida de Lope era muy difícil. “Va de pastor. Ya sabe: hay que ganarse el currusco. La vida está mala.” Sabía que Lope tenía que ganarse la vida “-¡Bueno, bueno! Yo no digo que no. Pero hay que ganarse el currusco. La vida está peor cada día que pasa. Lope tendría que vivir bajo un chozo y pasar por todas las condiciones malas. “ Lope llegó a Sagrado, y voceando encontró a Roque el Mediano. Roque era algo retrasado y hacía unos quince años que pastoreaba para Emeterio. Tendría cerca de cincuenta años y no hablaba casi nunca. Durmieron en el mismo chozo de barro, bajo los robles, aprovechando el abrazo de las raíces. En el chozo sólo cabían echados y tenía que entrar a gatas, medio arrastrándose. Pero se estaba fresco en el verano y bastante abrigado en el invierno.” Lope fue tratado como un esclavo y no tenía la misma libertad que alguien de la clase social alta. Vemos que el ambiente de esta historia es como lo que pasa hoy en dia. Está la gente pobre que trabaja duro en los campos. Ellos desean sobrellevar la pobreza y continuar en el camino a ser exitosos. Muchos padres quieren que sus hijos tengan una educación y tengan un futuro mejor. Pero como siempre, hay jefes que abusan de su poder, como Emeterio. El se relaja en su casa lujosa y ve a Lope trabajando duro en el campo. Mientras Lope se esfuerza afuera, el jefe está comiendo y bebiendo adentro. La realidad es que hoy es lo mismo. Los jefes solo ganan mas y mas dinero. Y los trabajadores solo ganan poco aun por sus duros esfuerzos.

    6. Haz un ensayo explicando y dando ejemplos sobre las razones que orillan a Lope a actuar de la manera que lo hizo hacia el final del cuento.

    En esta historia, podemos ver como la vida de Lope cambió por completo. Desde que era pequeño, su vida ya estaba en malos pasos. Lope fue maltratado durante toda su vida por Emeterio. Y tantas batallas que pasaba Lope lo agotaban. El se sentía como un esclavo a manos de Emeterio. Hay muchas razones por las que Lope decidió actuar de la manera brusca al final del cuento. El ya no soportaba a Emeterio. El no tenia las mismas oportunidades como los demás y fue maltratado. Lope sólo era un joven.

    Primeramente, sabemos que la madre de Lope murió cuando él tenía 13 años de edad. “A los trece años se le murió la madre, que era lo último que le quedaba. Al quedar huérfano ya hacía lo menos tres años que no acudía a la escuela, pues tenía que buscarse el jornal de un lado para otro.” Y no solo murió su mamá, sino que ya no tenía a su padre y hermanos. Lope había quedado como un huérfano a esa edad tan chica. El ahora tenia que salir de la escuela y empezar a trabajar a su propia cuenta para ganar dinero. Desde estos momentos, Lope ya estaba pasando por malos momentos. Imaginate si quedas como huérfano a los 13 años, y ya no tienes la compañía de tus padres. De seguro es un sentimiento profundo y triste. Después, Emeterio decide ayudar a Lope. “Luego, al chico, aunque le recogió una vez huérfano, sin herencia ni oficio, no le miró a derechas, y como él los de su casa.” Pero Emeterio miro que Lope no tenía ningún oficio, educacion, y entonces lo miró con ojos malos. Desde aquí empezaron las cosas malas. En la primera noche, Emeterio decidió que Lope durmiera afuera de la casa. “La primera noche que Lope durmió en casa de Emeterio, lo hizo debajo del granero.” Cómo es posible que un adulto decida que un joven de 13 años duerma afuera en un granero como si fuera animal. Y después, para la siguiente mañana, Emeterio despertó a Lope muy temprano y le dijo que se fuera a trabajar. “-¡Lope! Lope bajó descalzo, con los ojos pegados de legañas. Estaba poco crecido para sus trece años y tenía la cabeza grande, rapada. -Te vas de pastor a Sagrado.” Primeramente, Lope durmió afuera de la casa en el frío, y ahora Emeterio lo levantó en la mañana para ir a trabajar como pastor. Emeterio le mandó que fuera a Sagrado para ser pastor junto con Roque. “-Andando -dijo Emeterio Ruiz Heredia. Lope le miró. Lope tenía los ojos negros y redondos, brillantes. -¿Qué miras? ¡Arreando! Lope salió, zurrón al hombro. Antes, recogió el cayado, grueso y brillante por el uso, que guardaba, como un perro,apoyado en la pared.” Lope no quería ir a trabajar, y se le quedo viendo a Emeterio. Y este le dijo que porque lo miraba y lo mandó a trabajar. Desde estos momentos, Lope ya tenía rencor hacia Emeterio. Emeterio sabía que Lope iba a pasar por momentos difíciles. “Pero hay que ganarse el currusco. La vida está peor cada día que pasa.” Y cuando Lope llegó a Sagrado para trabajar, podemos ver la circunstancias que pasó. “Pidió otra de anís. El maestro dijo que sí, con la cabeza. Lope llegó a Sagrado, y voceando encontró a Roque el Mediano. Roque era algo retrasado y hacía unos quince años que pastoreaba para Emeterio. Tendría cerca de cincuenta años y no hablaba casi nunca. Durmieron en el mismo chozo de barro, bajo los robles, aprovechando el abrazo de las raíces. En el chozo sólo cabían echados y tenía que entrar a gatas, medio arrastrándose. Pero se estaba fresco en el verano y bastante abrigado en el invierno.” El y Roque tenían que trabajar duro y despues tenian que dormir en el mismo chozo de barro. Tenían que agacharse para poder entrar en el chozo de barro, y tenían que batallar con el frío y el calor. Que injusticia. Y cuando Lope fue a la casa de Emeterio, miro a Manuel Enriquez. El era un amigo de él en la juventud. Ahora, el tenia una buena carrera en la vida. “-Buena carrera, ése. Su padre lo mandó estudiar y ya va para abogado.” Lope miraba que el tenia una vida buena, y que estudiaba para ser abogado. “¿Quién podía entender lo que decía? ¡Qué acento tan extraño tienen los hombres, qué raras palabras salen por los oscuros agujeros de sus bocas! Una sangre espesa iba llenándole las venas, mientras oía a Manuel Enríquez. Manuel abrió una cajita plana, de color de plata, con los cigarrillos más blancos, más perfectos que vio en su vida. Manuel se la tendió, sonriendo.” Lope se sorprendió al ver a Manuel y como estaba tan bien vestido. Manuel también tenía unos cigarrillos de buena calidad y le ofreció uno a Lope. Manuel estaba contento de hablar con Lope, pues ya eran muchos años que se veían. Pero ahora, Manuel estaba en una sociedad alta, mientras que Lope se quedó en una sociedad económica baja. Lope sonaba de vivir la manera como estaba Manuel. Pero después, Emeterio corto la plática y mandó a trabajar a Lope. “Emeterio estaba sentado en el porche, en mangas de camisa, mirando a sus nietos. Sonreía viendo a su nieto mayor, y descansando de la labor, con la bota de vino al alcance de la mano. Lope fue directo a Emeterio y vio sus ojos interrogantes y grises. -Anda, muchacho, vuelve a Sagrado, que ya es hora…” En estos momentos, Lope se enfureció mucho. Ya no soportaba tantas reglas y mandatos de Emeterio. Ya bastaba con tantos mandatos para ir a trabajar como esclavo. Emeterio estaba relajandose en su casa mientras que Lope apenas tenía la oportunidad de probar poco de los es la vida de una persona rica. Entonces, fue cuando Lope agarro una roca y se la tiró a Emeterio, matandolo. “En la plaza había una piedra cuadrada, rojiza. Una de esas piedras grandes como melones que los muchachos transportan desde alguna pared derruida. Lentamente, Lope la cogió entre sus manos. Emeterio le miraba, reposado, con una leve curiosidad. Tenía la mano derecha metida entre la faja y el estómago. Ni siquiera le dio tiempo de sacarla: el golpe sordo, el salpicar de su propia sangre en el pecho, la muerte y la sorpresa, como dos hermanas, subieron hasta él así, sin más.”

    Lope se sentía como si era un esclavo bajo las manos de Emeterio. El siempre estaba trabajando afuera y casi nunca descansaba. Emeterio lo mandaba a trabajar aunque estuviera muy temprano en la mañana. Aun si los días estaban fríos en el invierno, o calientes en el verano, Lope tendría que seguir trabajando afuera en el Sagrado. Emeterio siempre lo trataba mal y no sabía en qué circunstancias estaba Lope. Y cuando por fin Lope probó un poco de la vida lujosa de Manuel, más tarde, Emeterio lo mandó a trabajar de nuevo. El no sabia que Lope pasaba por momentos difíciles. El no comprendía que había perdido a su madre y ahora tenía poca educación en la vida. Todo el dia tendria que trabajar afuera. Asi es que Lope ya no lo soporto y decidió dejar su frustración hacia Emeterio. Fue cuando agarro una roca grande y se la tiró a Emeterio, causando su muerte.

  2. Comenta sobre la clase social de cada personaje y da evidencias Yo dividiría la clase social simplemente en dos; pobres y ricos. Como pobres tenemos a Lope y Roque el Mediano. Como ricos por supuesto tenemos a Emeterio, Francisca, Don Lorenzo y Manuel. Claramente Lope y Roque caen bajo la categoría de pobres porque simplemente así son. Un ejemplo que podemos ver en el cuento es “ Durmieron en el mismo chozo de barro, bajo los robles, aprovechando el abrazo de las raíces. En el chozo sólo cabían echados y tenía que entrar a gatas, medio arrastrándose.” En esta oración podemos ver que en efecto son pobres ya que no tuvieron dinero para poder conseguir algún lugar mejor en donde pasar la noche. En cambio, del lado opuesto podemos ver que Emeterio, Francisca, Don Lorenzo y Manuel caen bajo la categoría de ricos. En el cuento vemos que dice “ Emeterio era el alcalde y tenía una casa de dos pisos asomada a la plaza del pueblo, redonda y rojiza bajo el sol de agosto. Emeterio tenía doscientas cabezas de ganado paciendo por las laderas de Sagrado, y una hija moza, bordeando los veinte, morena, robusta, riente y algo necia”. Emeterio tenía mucho poder al igual que dinero y por supuesto Francisca como hija suya de inmediatamente cae bajo esa categoría también. Podemos ver que don Lorenzo también es rico ya que era maestro y de seguro ganaba su buen sueldo como para poderse dar gustos para cigarros y bebidas. En cuento dice” Cuando iba ya trepando por la loma de Sagrado, lo vio don Lorenzo, el maestro. A la tarde, en la taberna, don Lorenzo fumó un cigarrillo junto a Emeterio, que fue a echarse una copa de anís.” Por Último, vemos que también Manuel es rico ya que el sí, a comparación de Lope sigue estudiando y se convierte en abogado. En el cuento Francisca le dice a Lope “ -Buena carrera, ése. Su padre lo mandó estudiar y ya va para abogado.” En este dinero podemos ver que tuvieron dinero al menos suficiente como para continuar pagando los estudios.

    Desarrolla el punto de vista del escritor
    El punto de vista del escritor es en tercera persona. En el cuento el escritor se refiere a los personajes como “ el” o “ ellos”. Un ejemplo que podemos observar en el cuento de esto es cuando el escritor dice “ Pidió otra de anís. El maestro dijo que sí, con la cabeza.”En efecto en esta oración podemos observar que el punto de vista del escritor es en tercera persona. Sin embargo, también podemos ver en el cuento ejemplos de que el punto de vista del escritor también es omnisciente. En el cuento dice “ La sangre de Lope se le detuvo entre las cejas. Tenían una bola de sangre agolpada, quieta, fermentando entre las cejas. Aplastó el cigarrillo con los dedos y se dio media vuelta. No podía detenerse, ni ante la sorpresa de Manuelito, que seguía llamándole:…” . Podemos ver que el escritor también usa un punto de vista omnisciente ya que que en este caso es el único que sabe lo que Lope siente y los demás no.

    Analiza la situación social de la época y da evidencias
    En este cuento la situación social de la época es una situación muy desafortunada. Vemos que desde el comienzo Lope está básicamente a su suerte. La situación social del país no está muy bien y no recibe ayuda alguna, a su corta edad tiene que abandonar los estudios para sobrevivir. En el cuento podemos ver que Emeterio le dice a él maestro “ -¡Bueno, bueno! Yo no digo que no. Pero hay que ganarse el currusco. La vida está peor cada día que pasa.” En efecto podemos comprobar que es cierto y también que para poder sobrevivir uno tiene que trabajar duro.
    Explica la significación de:
    La estancia de Lope en Sagrado con Roque el Mediano
    La opinión de don Lorenzo sobre Lope
    La reunión de Lope con Manuel
    La reacción de la gente hacia el final del cuento

    La estancia de Lope en Sagrado con Roque el mediano significa que Lope al igual que Roque el mediano comenzará a trabajar para Emeterio como pastoreando. Desde el dia que llego a el Sagrado y en adelante, Lope continuaría durmiendo en la choza junto con Roque el mediano. La opinión de don Lorenzo sobre Lope era que él era muy listo, sin embargo para Emeterio esto no significó nada. En el cuento dice “ ¡Bueno, bueno! Yo no digo que no. Pero hay que ganarse el currusco. La vida está peor cada día que pasa.” En pocas palabras para el no significo nada. La reunión de Lope con Manuel significa que lo que ocurrira despues sera un desastre. Ellos se vuelven a ver,pero Lope es tan solo un pastor mientras que Manuel es todo un abogado. Esto significa que Lope es pobre y enfrenta la realidad, una realidad dura en donde en lugar de seguir estudiando no tuvo la oportunidad de estudiar y convertirse en alguien grande al igual que el. La reacción de la gente hacia el final del cuento significa que la gente del pueblo es muy ignorante al igual que chismosa ya que no supieron bien la relación entre ellos y de inmediato lanzaron un comentario que decía “ «Dios mío, él, que le había recogido. Dios mío, él, que le hizo hombre. Dios mío, se habría muerto de hambre si él no lo recoge…»”. La verdad es que no fue tanto así ya que Lope salió adelante porque el trabajo para ello no fue algo que simplemente Emeterio le dio o hizo.

    5. Describe el ambiente
    El ambiente de este cuento es un ambiente social que ocurre en el Sagrado, en el pueblo y en la casa de Emeterio. Con esto me refiero a que hay relación entre los personajes vemos que hay relación familiar, de amistad y también de maestro a estudiante. No es un ambiente peligroso, pero tampoco feliz. Es simplemente un ambiente común que habla sobre el dia a dia de los personajes donde simplemente no hay afecto entre las familias. En el cuento dice “ Emeterio tenía doscientas cabezas de ganado paciendo por las laderas de Sagrado,” Aquí podemos ver que aun así cuando Emeterio tenía dinero prefirió mandar a Lope a trabajar en vez de a estudiar. No tiene afecto hacia él ni siendo de su familia. Vemos que es un sentimiento mutuo ya a Lope no le importo que fueran familiares y aun asi lo mato. Otra razón por la cual creo que era un ambiente común es porque trabajan y hacen sus cosas regulares no hay nada fuera de lo común.

    6. Haz un ensayo explicando y dando ejemplos sobre las razones que orillaron a Lope a actuar de la manera que lo hizo hacia el final del cuento.
    Fueron muchas razones las que orillaron a Lope a actuar de la manera que lo hizo hacia el final del cuento. Quizás pudo haber sido que al final simplemente se reveló. Cualquier motivo que haya sido aparentemente fue solo un arrebato. Yo encontré tres posibles motivos y esos son que no se pudo superar, no tuvo apoyo familiar y que actuó sin pensar. Estoy segura que al final Lope verdaderamente se arrepiente.
    Una razón por la cual yo creo que orillo a Lope a actuar de la manera que lo hizo hacia el final del cuento es porque ya no se pudo superar y conseguir un buen trabajo como Manuel. Yo creo que le dio tristeza ver que mientras él trabajaba duro sus compañeros estudiaban para una buena carrera. Después, de platicar con Manuel se molesto porque sabía que aún matándose en el trabajo no conseguía cosas que para él se le hacen lujos. En el cuento dice “ Manuel abrió una cajita plana, de color de plata, con los cigarrillos más blancos, más perfectos que vio en su vida”. En esta oración podemos ver que para Lope esto era como un lujo.
    Otra razón que podemos ver en el cuento que lo hizo actuar de la manera que lo hizo hacia el final es porque no tuvo apoyo familiar. Aunque Lope había perdido a sus padres aún le quedaba su tío Emeterio. El tener a su tío no le sirvió de nada ya que en vez de ponerlo a estudiar lo puso a trabajar y tambien lo tenia viviendo en no muy buenas condiciones. En el cuento perfectamente vemos cuando el tio le dice a él maestro “Bueno, bueno! Yo no digo que no. Pero hay que ganarse el currusco.” A finales del cuento podemos ver que quizás si le dio resentimiento ya que a comparación de su tío Emeterio el único pariente que le quedaba y no lo ayudó a su compañero de escuela su padre si lo apoyo. En el cuento dice” Su padre lo mandó estudiar y ya va para abogado.”
    Por último, vemos en el cuento que lo que lo hizo actuar de la manera que lo hizo hacia el final es que simplemente actuó impulsivamente porque estaba cegado por la envidia y el coraje. En el cuento mientra Lope platica con Manuel se da cuenta de las cosas que él tiene que seguramente él no podrá conseguir con ese trabajo. También, observamos que lo saca un poco de onda que mientras él tiene las manos feas ya bien maltratadas, Manuel tiene una manos más bonitas y sin desgastar. En el cuento podemos observar cuando todo esto le causa un gran enojo, En el cuento dice” Tenían una bola de sangre agolpada, quieta, fermentando entre las cejas. Aplastó el cigarrillo con los dedos y se dio media vuelta. No podía detenerse, ni ante la sorpresa de Manuelito, que seguía llamándole:”.
    Para concluir, es claro que habian muchos motivos por los cuales Lope termino haciendo lo que hizo. Después de lo que leímos podemos inferir que muy posiblemente solo fue un impulso ya que a lo largo del cuento no mostró ninguna señal de que fuera un asesino. Cualquier cosa que haya sido la verdad es que al final realmente se mostró muy arrepentido. Quien sabe al final puede que nunca estuvo bien de la cabeza y nadie noto.

  3. Comenta sobre la clase social de cada personaje y da evidencias.
    Emeterio: Está en la clase más alta que hay. “Emeterio era el alcalde y tenía una casa de dos pisos asomada a la plaza del pueblo, redonda y rojiza bajo el sol de agosto. Emeterio tenía doscientas cabezas de ganado paciendo por las laderas de Sagrado” Tenía todo: dinero, una esposa, una hija, etc. Casi todos lo respetaban, porque era un suceso.
    Lope: Es de la clase social más baja que hay. Casi no tiene dinero, y los familiares que tiene, creen que son superior que el, porque ellos tienen dinero.
    Francisca: Nació en la clase social más alta que hay. Su padre tiene dinero, y es muy bella. Su futuro ya está planeado, y nunca se tiene que preocuparse de dinero. “una hija moza, bordeando los veinte, morena, robusta, riente y algo necia…Francisca se había casado y tenía tres hijos pequeños, que jugaban en el portal de la plaza.” Gracias a su padre, siempre sera comoda.
    Esposa de Emeterio: Está en la clase social más alta que hay. Es la esposa de Emeterio, quien tiene mucho dinero. “Su mujer, flaca y dura como un chopo, no era de buena lengua y sabía mandar.” Es una esposa muy típico de la gente de clase social.
    Don Lorenzo: Está en la clase social alta también, porque e=se está asociando con Emeterio, quien no hablara con alguien de clase más baja. En el cuento dice: “A la tarde, en la taberna, don Lorenzo fumó un cigarrillo junto a Emeterio, que fue a echarse una copa de anís.” Emeterio es el tipo de hombre que solo hablara con alguien de clase alta
    Manuel Enríquez: es de la clase social más alta que hay. Cuando ven a Manuel, dicen: “Entonces vio a Manuel Enríquez, el compañero de la escuela que siempre le iba a la zaga. Manuel vestía un traje gris y llevaba corbata. Pasó a su lado y les saludó con la mano…Qué rara mano la de aquel otro: una mano fina, con dedos como gusanos grandes, ágiles, blancos, flexibles. Qué mano aquélla, de color de cera, con las uñas brillantes, pulidas. Qué mano extraña: ni las mujeres la tenían igual.” Manuel fue empujado por su padre para ser alguien bien respetado.

    Desarrolla el punto de vista del escritor.
    El escritor se mostró como una tercera persona en la historia, siendo testigo de todo. Nos contó sobre la vida de Lope durante los cinco años que pasaron. Al principio de la historia, dice: “A los trece años se le murió la madre, que era lo último que le quedaba. Al quedar huérfano ya hacía lo menos tres años que no acudía a la escuela, pues tenía que buscarse el jornal de un lado para otro. Su único pariente era un primo de su madre, llamado Emeterio Ruiz Heredia.” No necesariamente era un carácter en el cuento, pero si andaba allí para mirar que empujó a Lope matar a Emeterio.

    Analiza la situación social de la época y da evidencias.

    Las personas ricas que tenían un poder superior, pensaban que podían hacer lo que quisieran con personas que eran más pobres o menos afortunadas que ellos. Emeterio, por ejemplo, pensó que era más superior que Lope, y pensó que no necesitaba / merecía una educación, incluso cuando su maestro le recomendó que fuera y dijo: “es que el chico vale. Si tuviera medios podría sacarse partido de él. Es listo. Muy listo. En la escuela…” Y emeterio dijo: “-¡Bueno, bueno! Yo no digo que no. Pero hay que ganarse el currusco. La vida está peor cada día que pasa.” Lope era muy brillante, y emeterio no lo dejó estudiar. Al final de la historia, Lope regresa a Emeterio, matándolo, porque ese hombre le quitó la vida a tan corta edad. Aquellos que eran ricos, tenían el poder, y los que eran pobres, eran vistos como menos de lo que realmente eran

    Explica la significación de:
    a) La estancia de Lope en Sagrado con Roque el Mediano
    Emeterio queria que Lope sera pastor en Sagrado. Tendrá que caminar, y Roque el Mediano viajará con el. Tal vez no quería Lope en su casa, y lo mandó a un lugar donde no estará alrededor de su familia, y ganará dinero. Lo quería enseñar que no tendrá una educación, y que tendrá que trabajar para todo lo que quería.
    b) La opinión de don Lorenzo sobre Lope
    Don Lorenzo creía que Lope era muy brillante y que debía ir a la escuela. Le dijo a Emeterio: “es que el chico vale. Si tuviera medios podría sacarse partido de él. Es listo. Muy listo. En la escuela…” Miraba algo especial en Lope, y noto como fue tratado por Emeterio. Creo que le quería enseñar a Lope que podra ser mas de que Emeterio quiere que sea.
    c) La reunión de Lope con Manuel Enríquez
    Lope noto como Manuel se cambio demasiado. Fue empujado por su padre para ganar dinero; lo que era lo más importante para el. Notaba como sus manos eran muy raras, y tal vez dijo algo sobre su carácter, porque Lope no le gustaba. Dijo que tuvo: “ una mano fina, con dedos como gusanos grandes, ágiles, blancos, flexibles. Qué mano aquélla, de color de cera, con las uñas brillantes, pulidas. Qué mano extraña: ni las mujeres la tenían igual.” Lope miro a alguien que hubiera conocido unos años después, cambiar completamente. Lope no tuvo la oportunidad de cambiar, ni mejorar.
    d) La reacción de la gente hacia el final del cuento\
    La gente odiaba a Lope. Mató a emeterio, un hombre muy respetado por los demás. Su vida fue llevado por alguien que ni tenía una vida tan importante. Creían que Lope fue desgraciado, porque “ayudó” a Lope después de que se murió su madre. Dicen las mujeres: “Dios mío, él, que le había recogido. Dios mío, él, que le hizo hombre. Dios mío, se habría muerto de hambre si él no lo recoge…” Emeterio era santo, y Lope era el diablo de una manera.
    Describe el ambiente.

    El ambiente se basó alrededor de principios a mediados de 1900. Vivían en un pueblo, que probablemente estaba lleno de gente de clase media a baja, porque admiraban a los ricos. Los ricos dominaban todo alrededor. La minoría fue vista como menos que, apenas se le permitió tener una educación. Los menos afortunados no tuvieron tantas oportunidades como los ricos (como siempre ha sido) y trabajaron arduamente para lo que necesitaban. Los que están en el poder menospreciaron a todos los demás, se vieron aún más en control en la pequeña aldea en la que vivían.

    Haz un ensayo explicando y dando ejemplos sobre las razones que orillaron a Lope a actuar de la manera que lo hizo hacia el final del cuento.
    Lope fue maltratado por Emeterio durante demasiados años. Al final, Lope decidió que esto terminaría y mató a Emeterio. Creo que sus principales razones para hacer esto fueron porque no se le dieron los cuidados y el afecto que cada niño merecía, fue severamente maltratado y simplemente estaba cansado de ser empujado por él.

    La madre de Lope murió cuando él era pequeño, y nunca se habló de su padre. Después de la muerte de su madre y de que Emeterio lo engañara, ni siquiera le permitieron dormir en su casa. Le dieron comida y todo, pero estaba muy separado de todos los demás en la familia. Él ni siquiera fue visto como un verdadero miembro de la familia por Emeterio. Al principio del cuento, dice “La primera noche que Lope durmió en casa de Emeterio, lo hizo debajo del granero. Se le dio cena y un vaso de vino…” Desde el principio, fue enseñado que no será parte de esa familia.
    Emeterio le dijo a Lope que iba a ser pastor en Sagrado. Don Lorenzo le dijo que tal vez podría ir a la escuela, pero Emeterio solo dijo: “hay que ganarse el currusco. La vida está peor cada día que pasa.” No es que necesariamente quiere enseñarle esto a Lope, pero quiero decirle que no podrá sobrevivir sin trabajar cada dia, porque no esta bueno para nada más. No lo trato como trato a su hija. Odiaba a Lope porque no era de una clase social tan alta. Cuando regresó Lope después de varios años, Emeterio le dijo: “Anda, muchacho, vuelve a Sagrado, que ya es hora…” Fue tratado como un esclavo de manera, como un animal. Ni tenia simpatia para el.

    Cuando Emeterio trato de mandar a Loper por regreso a Sagrado, Lope recogió esa piedra del pueblo, y golpeo a emeterio con eso. Mientras escucha a las mujeres decir: “Dios mío, él, que le había recogido. Dios mío, él, que le hizo hombre. Dios mío, se habría muerto de hambre si él no lo recoge…” Lope dijo: “Sí, sí, sí…” Yo creo que eso significa que tal vez si Emeterio no lo había recogido, será muerto Lope, que era mejor que sufrir por las manos de emeterio. Ya se canso de ser maltratado, y quería tener una vida sin Emeterio, porque lo destruyó.

    Lope so sentía como era parte de la familia de Emeterio, y siempre tenía que trabajar, y dormir en un granero. Nunca fue incluido en la vida de Emeterio de una ocasión positiva, y siempre trabajaba. Creo que Lope quería tener su vida de regreso después de varios años de no sentir como alguien que importaba en el mundo. Y decidió que la única manera en que hacer eso fue por matarlo.

  4. Comenta sobre la clase social de cada personaje y da evidencias.

    Desarrolla el punto de vista del escritor.

    Analiza la situación social de la época y da evidencias.

    Explica la significacion de:
    a) La estancia de Lope en Sagrado con Roque el Mediano
    b) La opinión de don Lorenzo sobre Lope
    c) La reunión de Lope con Manuel Enríquez
    d) La reacción de la gente hacia el final del cuento

    Describe el ambiente.

    Haz un ensayo explicando y dando ejemplos sobre las razones que orillaron a Lope a actuar de la manera que lo hizo hacia el final del cuento.

Tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s