La ajorca de oro, Gustavo Adolfo Bécquer

Ella era hermosa, hermosa con esa hermosura que inspira el vértigo, hermosa con esa hermosura que no se parece en nada a la que soñamos en los ángeles y que, sin embargo, es sobrenatural; hermosura diabólica, que tal vez presta el demonio a algunos seres para hacerlos sus instrumentos en la tierra.

El la amaba; la amaba con ese amor que no conoce freno ni límite; la amaba con ese amor en que se busca un goce y sólo se encuentran martirios, amor que se asemeja a la felicidad y que, no obstante, diríase que lo infunde el Cielo para la expiación de una culpa.

Ella era caprichosa, caprichosa y extravagante, como todas las mujeres del mundo; él, supersticioso, supersticioso y valiente, como todos los hombres de su época. Ella se llamaba María Antúnez; él, Pedro Alonso de Orellana. Los dos eran toledanos, y los dos vivían en la misma ciudad que los vio nacer.

La tradición que refiere esta maravillosa historia acaecida hace muchos años, no dice nada más acerca de los personajes que fueron sus héroes.

Yo, en mi calidad de cronista verídico, no añadiré ni una sola palabra de mi cosecha para caracterizarlos; mejor.

El la encontró un día llorando, y la preguntó:

-¿Por qué lloras?

Ella se enjugó los ojos, lo miró fijamente, arrojó un suspiro y volvió a llorar.

Pedro, entonces, acercándose a María le tomó una mano, apoyó el codo en el pretil árabe desde donde la hermosa miraba pasar la corriente del río y tornó a decirle:

-¿Por qué lloras?

El Tajo se retorcía gimiendo al pie del mirador, entre las rocas sobre las que se asienta la ciudad imperial. El sol trasponía los montes vecinos; la niebla de la tarde flotaba como un velo de gasa azul, y sólo el monótono ruido del agua interrumpía el alto silencio.

María exclamó:

-No me preguntes por qué lloro, no me lo preguntes, pues ni yo sabré contestarte ni tú comprenderme. Hay deseos que se ahogan en nuestra alma de mujer, sin que los revele más que un suspiro; ideas locas que cruzan por nuestra imaginación, sin que ose formularlas el labio, fenómenos incomprensibles de nuestra naturaleza misteriosa, que el hombre no puede ni aun concebir. Te lo ruego, no me preguntes la causa de mi dolor; si te la revelase, acaso te arrancaría una carcajada.

Cuando estas palabras expiraron, ella tornó a inclinar la frente y él a reiterar sus preguntas.

La hermosa, rompiendo al fin su obstinado silencio dijo a su amante con voz sorda y entrecortada:

-Tú lo quieres; es una locura que te hará reír; pero no importa; te lo diré, puesto que lo deseas. Ayer estuve en el templo. Se celebraba la fiesta de la Virgen, su imagen, colocada en el altar mayor sobre un escabel de oro, resplandecía como un ascua de fuego; las notas del órgano temblaban, dilatándose de eco en eco por el ámbito de la iglesia, y en el coro los sacerdotes entonaban el Salve, Regina. Yo rezaba, rezaba absorta en mis pensamientos religiosos, cuando maquinalmente levanté la cabeza y mi vista se dirigió al altar. No sé por qué mis ojos se fijaron, desde luego, en la imagen; digo mal; en la imagen, no; se fijaron en un objeto que, hasta entonces, no había visto, un objeto que, sin que pudiera explicármelo, llamaba sobre sí toda mi atención… No te rías…; aquel objeto era la ajorca de oro que tiene la Madre de Dios en uno de los brazos en que descansa su Divino Hijo… Yo aparté la vista y torné a rezar… ¡Imposible! Mis ojos se volvían involuntariamente al mismo punto. Las luces del altar, reflejándose en las mil facetas de sus diamantes, se reproducían de una manera prodigiosa. Millones de chispas de luz rojas y azules, verdes y amarillas, volteaban alrededor de las piedras como un torbellino de átomos de fuego, como una vertiginosa ronda de esos espíritus de las llamas que fascinan con su brillo y su increíble inquietud… Salí del templo; vine a casa, pero vine con aquella idea fija en la imaginación. Me acosté para dormir; no pude… Pasó la noche, eterna con aquel pensamiento… Al amanecer se cerraron mis párpados, y, ¿lo creerás?, aún en el sueño veía cruzar, perderse y tornar de nuevo una mujer, una mujer morena y hermosa, que llevaba la joya de oro y pedrería; una mujer, sí, porque ya no era la Virgen que yo adoro y ante quien me humillo; era una mujer, otra mujer como yo, que me miraba y se reía mofándose de mí. ¿La ves? parecía decirme, mostrándome la joya. ¡Cómo brilla! Parece un círculo de estrellas arrancadas del cielo de una noche de verano. ¿La ves? Pues no es tuya, no lo será nunca, nunca… Tendrás acaso otras mejores, más ricas, si es posible; pero ésta, ésta, que resplandece de un modo tan fantástico, tan fascinador…, nunca, nunca. Desperté; pero con la misma idea fija aquí, entonces como ahora, semejante a un clavo ardiendo, diabólica, incontrastable, inspirada sin duda por el mismo Satanás… ¿Y qué?… Callas, callas y doblas la frente… ¿No te hace reír mi locura?

Pedro, con un movimiento convulsivo, oprimió el puño de su espada, levantó la cabeza, que, en efecto, había inclinado, y dijo con voz sorda:

-¿Qué Virgen tiene esa presea?

-La del Sagrario murmuró María.

-¡La del Sagrario! -repitió el joven con acento de terror-. ¡La del Sagrario de la Catedral!…

Y en sus facciones se retrató un instante el estado de su alma, espantada de una idea.

-¡Ah! ¿Por qué no la posee otra Virgen? -prosiguió con acento enérgico y apasionado-. ¿Por qué no la tiene el arzobispo en su mitra, el rey en su corona o el diablo entre sus garras? Yo se la arrancaría para ti, aunque me costase la vida o la condenación. Pero a la Virgen del Sagrario, a nuestra Santa Patrona, yo…, yo, que he nacido en Toledo, ¡imposible, imposible!

-¡Nunca! -murmuró María con voz casi imperceptible-. ¡Nunca!

Y siguió llorando.

Pedro fijó una mirada estúpida en la corriente del río; en la corriente, que pasaba y pasaba sin cesar ante sus extraviados ojos, quebrándose al pie del mirador, entre las rocas sobre las que se asienta la ciudad imperial.

¡La Catedral de Toledo! Figuraos un bosque de gigantescas palmeras de granito que al entrelazar sus ramas forman una bóveda colosal y magnífica, bajo la que se guarece y vive, con la vida que le ha prestado, el genio, toda una creación de seres imaginarios y reales.

Figuraos un caos incomprensible de sombra y luz, en donde se mezclan y confunden con las tinieblas de las naves los rayos de colores de las ojivas donde lucha y se pierde con la oscuridad del santuario el fulgor de las lámparas.

Figuraos un mundo de piedra, inmenso como el espíritu de nuestra religión, sombrío como sus tradiciones, enigmático como sus parábolas, y todavía no tendréis una idea remota de ese eterno monumento del entusiasmo y de la fe de nuestros mayores, sobre el que los siglos han derramado a porfía el tesoro de sus creencias; de su inspiración y de sus artes.

En su seno viven el silencio, la majestad, la poesía del misticismo y un santo honor que defiende sus umbrales contra los pensamientos mundanos y las mezquinas pasiones de la tierra. La consunción material se alivia respirando el aire puro de las montañas; el ateísmo debe curarse respirando su atmósfera de fe.

Pero si grande, si imponente se presenta la catedral a nuestros ojos a cualquier hora que se penetra en su recinto misterioso y sagrado, nunca produce una impresión tan profunda como en los días en que despliega todas las galas de su pompa religiosa, en que sus tabernáculos se cubren de oro y pedrería; sus gradas, de alfombras, y sus pilares, de tapices.

Entonces cuando arden despidiendo un torrente de luz sus mil lámparas de plata; cuando flota en el aire una nube de incienso, y las voces del coro y la armonía de los órganos y las campanas de la torre estremecen el edificio desde sus cimientos más profundos hasta las más altas agujas que lo coronan, entonces es cuando se comprende, al sentirla, la tremenda majestad de Dios, que vive en él, y lo anima con su soplo, y lo llena con el reflejo de su omnipotencia.

El mismo día en que tuvo lugar la escena que acabamos de referir se celebraba en la catedral de Toledo el último de la magnífica octava de la Virgen.

La fiesta religiosa había traído a ella una multitud inmensa de fieles; pero ya ésta se había dispersado en todas direcciones, ya se habían apagado las luces de las capillas y del altar mayor, y las colosales puertas del templo habían rechinado sobre sus goznes para cerrarse detrás del último toledano, cuando de entre las sombras, y pálido, tan pálido como la estatua de la tumba en que se apoyó un instante mientras dominaba su emoción, se adelantó un hombre que vino deslizándose con el mayor sigilo hasta la verja del crucero. Allí, la claridad de una lámpara permitía distinguir sus facciones.

Era Pedro.

¿Qué había pasado entre los dos amantes para que se arrestara, al fin, a poner por obra una idea que sólo al concebirla había erizado sus cabellos de horror? Nunca pudo saberse. Pero él estaba allí, y estaba allí para llevar a cabo su criminal propósito. En su mirada inquieta, en el temblor de sus rodillas, en el sudor que corría en anchas gotas por su frente, llevaba escrito su pensamiento.

La catedral estaba sola, completamente sola y sumergida en un silencio profundo. No obstante, de cuando en cuando se percibían como unos rumores confusos: chasquidos de madera tal vez, o murmullos del viento, o, ¿quién sabe?, acaso ilusión de la fantasía, que oye y ve y palpa en su exaltación lo que no existe; pero la verdad era que ya cerca, ya lejos, ora a sus espaldas, ora a su lado mismo, sonaban como sollozos que se comprimen, como roce de telas que se arrastran, como rumor de pasos que van y vienen sin cesar.

Pedro hizo un esfuerzo para seguir en su camino; llegó a la verja y siguió la primera grada de la capilla mayor. Alrededor de esta capilla están las tumbas de los reyes, cuyas imágenes de piedra, con la mano en la empuñadura de la espada, parecen velar noche y día por el santuario, a cuya sombra descansan por toda una eternidad. ¡Adelante!, murmuró en voz baja, y quiso andar y no pudo. Parecía que sus pies se habían clavado en el pavimento. Bajó los ojos, y sus cabellos se erizaron de horror; el suelo de la capilla lo formaban anchas y oscuras losas sepulcrales.

Por un momento creyó que una mano fría y descarnada lo sujetaba en aquel punto con una fuerza invencible. Las moribundas lámparas, que brillaban en el fondo de las naves como estrellas perdidas entre las sombras, oscilaron a su vista, y oscilaron las estatuas de los sepulcros y las imágenes del altar, y osciló el templo todo, con sus arcadas de granito y sus machones de sillería.

¡Adelante!, volvió a exclamar Pedro como fuera de sí, y se acercó al ara; y trepando por ella, subió hasta el escabel de la imagen. Todo alrededor suyo se revestía de formas quiméricas y horribles; todo era tinieblas o luz dudosa, más imponente aún que la oscuridad. Sólo la Reina de los cielos, suavemente iluminada por una lámpara de oro, parecía sonreír tranquila, bondadosa y serena en medio de tanto horror.

Sin embargo, aquella sonrisa muda e inmóvil que lo tranquilizara un instante concluyó por infundirle temor, un temor más extraño, más profundo que el que hasta entonces había sentido.

Tornó empero a dominarse, cerró los ojos para no verla, extendió la mano, con un movimiento convulsivo, y le arrancó la ajorca, la ajorca de oro, piadosa ofrenda de un santo arzobispo, la ajorca de oro cuyo valor equivalía a una fortuna.

Ya la presea estaba en su poder; sus dedos crispados la oprimían con una fuerza sobrenatural; sólo restaba huir, huir con ella; pero para esto era preciso abrir los ojos, y Pedro tenía miedo de ver, de ver la imagen, de ver los reyes de las sepulturas, los demonios de las cornisas, los endriagos de los capiteles, las fajas de sombras y los rayos de luz que, semejantes a blancos y gigantescos fantasmas, se movían lentamente en el fondo de las naves, pobladas de rumores temerosos y extraños.

Al fin abrió los ojos, tendió una mirada, y un grito agudo se escapó de sus labios. La catedral estaba llena de estatuas, estatuas que, vestidas con luengos y no vistos ropajes, habían descendido de sus huecos y ocupaban todo el ámbito de la iglesia y lo miraban con sus ojos sin pupila.

Santos, monjes, ángeles, demonios, guerreros, damas, pajes, cenobitas y villanos se rodeaban y confundían en las naves y en el altar. A sus pies oficiaban, en presencia de los reyes, de hinojos sobre sus tumbas, los arzobispos de mármol que él había visto otras veces inmóviles sobre sus lechos mortuorios, mientras que, arrastrándose por las losas, trepando por los machones, acurrucados en los doseles, suspendidos en las bóvedas ululaba, como los gusanos de un inmenso cadáver, todo un mundo de reptiles y alimañas de granito, quiméricos, deformes, horrorosos.

Ya no pudo resistir más. Las sienes le latieron con una violencia espantosa; una nube de sangre oscureció sus pupilas; arrojó un segundo grito, un grito desgarrador y sobrehumano, y cayó desvanecido sobre el ara.

Cuando al otro día los dependientes de la iglesia lo encontraron al pie del altar, tenía aún la ajorca de oro entre sus manos, y al verlos aproximarse exclamó con una estridente carcajada:-

-¡Suya, suya!

El infeliz estaba loco.

Anuncios

5 comentarios en “La ajorca de oro, Gustavo Adolfo Bécquer”

  1. 1. Cómo explicas el capricho de Maria y la decisión de Pedro?
    Cuando comenzó la historia nosotros aprendimos que Maria era bien caprichosa, pero también era muy extravagante. Mientras estaba en la iglesia celebrando la Virgen del Sagrario ella miro unas cosas raras. En su casa María estaba tratando de dormir pero no pudo. En la próxima cita nosotros podemos agarrar una idea de que vio, “Las luces del altar, reflejándose en las mil facetas de sus diamantes, se reproducen de una manera prodigiosa. Millones de chispas de luz rojas y azules, verdes y amarillas, volteaban…” Después María tuvo un sueño en donde se le apareció una mujer hermosa y morena que tenía una joya extremadamente bella con estrella que parecían estrellas bajadas del cielo. Para María esta mujer era diabólica y como espirada como el mismo diablo. Ella piensa esto porque en su sueño esta mujer se burlaba de ella como dando le de entender que ella nunca iba tener una joya tan bella como la que ella tenía. En la cita, “Desperté; pero con la misma idea fija aquí, entonces como ahora, semejante a un clavo ardiendo, diabólica, incontrastable, inspirada sin duda por el mismo Satanás…” Maria explica como ella la vio como algo despreciable y malvado. A escuchar lo que le dijo María, Pedro pensó que ella estaba equivocada y lo que ella mirro en realidad era un ladrón robando la joya tan bella. Entonces decidió a tratar de atrapar a la persona para que el pueda justificar que la Virgen del Sagrario era pura y no podía ser tal cosa. Cuando fue a la iglesia, su misión de atrapar al ladrón fue un fracaso y no sucedió. Hacia el final de la historia vemos exactamente lo que sucedió, “Pero él estaba allí, y estaba allí para llevar a cabo su criminal propósito. En su mirada inquieta, en el temblor de sus rodillas, en el sudor que corría en anchas gotas por su frente, llevaba escrito su pensamiento.” Esto explica como Pedro estaba tan aterrado, pero estaba tan decidido a atrapar al criminal pero nunca sucedió.

    2. Haz un resumen del argumento y escribe un párrafo de tu opinión de algún punto de la historia.
    En el principio de la historia nosotros estamos introducidos de los dos personajes importantes de la historia, Maria y Pedro. Los dos personajes son religiosos y creen mucho en la Virgen del Sagrario. Maria fue a la iglesia para celebrar la Virgen del Sagrario, mientras que estuvo ahí ella experiencia unas cosas que le parecían raras. Esa noche cuando regresó a su casa y estaba tratando de dormir no pudo. Después ella vio una variedad de luces con diferentes colores. Para hacer las cosas más mal ella luego tuvo un sueño en donde le apareció una mujer morena y bien hermosa. En el sueño la mujer tenía una joya de oro y le estaba diciendo, “¿La vez? Pues no es tuya, no lo será nunca, nunca…” En esta cita nosotros vemos como la mujer es tan cruel y egoísta. Maria vio la mujer diabólica y como espirada como el mismo diablo. Durante de su sueño la mujer se estaba riendo de Maria y le estaba haciendo entender como María nunca iba tener una joya de oro como la que ella tenía. Después de que esto pasó María le explicó a Pedro todo lo que ha pasado y como ella vio a la mujer tan cruel. El le dio a entender que alomejor lo que ella mirro en realidad era un ladrón tratando de robar la joya tan hermosa. Entonces decidió a tratar de atrapar a la persona para que el pueda justificar que la Virgen del Sagrario era pura y no podía ser tal cosa. El nunca pudo atrapar el criminal y fue un fracaso. En la cita, “Pero él estaba allí, y estaba allí para llevar a cabo su criminal propósito. En su mirada inquieta, en el temblor de sus rodillas, en el sudor que corría en anchas gotas por su frente, llevaba escrito su pensamiento.” nosotros podemos ver que Pedro estaba tan aterrado pero él quería justificar que la Virgen del Sagrario era pura y no era como María la describió. Hacia el fin de la historia vemos que Pedro muere. La próxima cita explica cuando el estaba muriendo, “Ya no pudo resistir más. Las sienes le latieron con una violencia espantosa; una nube de sangre oscureció sus pupilas; arrojó un segundo grito, un grito desgarrador y sobrehumano, y cayó desvanecido sobre el ara.” El siguiente día cuando los dependientes de la iglesia encontraron a Pedro él tenía la ajorca.
    El punto de la historia donde Pedro va a la iglesia para que pueda atrapar al criminal es un gran ejemplo de cómo el amor y dedicación de tu religión unas veces puede llevar a cosas malas. Por ejemplo Pedro quería justificar que la Virgen de Sagrario era tan pura y no puedo ser algo aci. A pesar de que tenía miedo, todavía no podía dejarlo pasar y esto eventualmente lo llevaría a su muerte. Hacia el fin de la historia dice, “En su mirada inquieta, en el temblor de sus rodillas, en el sudor que corría en anchas gotas por su frente, llevaba escrito su pensamiento.” Esto nos enseña como Pedro tenía tanto miedo pero todavía no pudo dejar las cosas ir. Sí, es cierto que el amor que tienes hacia una persona y el amor que tienes por un dios o algo superior es totalmente diferente, pero tienen algo en común. Ambos te hacen tomar decisiones locas y poco comunes que normalmente no tomarías si tu juicio no estuviera nublado por el amor que tienes. Esto también relaciona con la historia, Amor Secreto porque en esa historia el mayor personaje también hace cosas que normalmente no hubiera hecho pero como él tenía bien mucho amor para Carolina esto le hizo tomar diferentes decisiones. Nosotros podemos entender que el amor para gente y el amor para religión tienen cosas similares porque ambos nublan nuestro juicio cuando hacemos nuestras decisiones.

    3. Menciona un pasaje donde se advierte el predominio de la imaginación sobre la razón y explica tu razonamiento.
    Mientras Pedro estaba en la iglesia el se empezó a sentir fuera del normal. Su imaginación le estaba dando a entender que él estaba en peligro. El miraba los estatuas y pensaba que estaban tan espantosos. El tambien empezo a sentir como si sus pies se habían clavado al pavimento cuando el vio abajo de el miro que el suelo de la capilla tenía anchas y oscuras losas sepulcrales. En la siguiente cita nosotro podemos ver lo que experimentó a continuación, “Por un momento creyó que una mano fría y descarnada lo sujetaba en aquel punto con una fuerza invencible.” Aquí nosotros vemos como Pedro sintió una mano agarrar lo. Esto puede significar muchas cosas pero yo pienso que esto representa un espíritu malo como para darle a saber que el no esta a salvo. Alomejor la mano estaba fría para significar muerte y para advertirle que morirá pronto si no se va. En esta historia podemos ver el aspecto de cómo la imaginación predomina al razonamiento porque Pedro tenía la fuerte sensación de que estaba en problemas, que si hubiera escuchado su imaginación y se hubiera ido, tal vez hubiera estado vivo hasta el final de la stroy.

    4. Menciona un pasaje donde la intuición es mucho más fuerte que la ciencia y explica tu razonamiento.
    Cuando María por fin pudo dormir ella tuvo un sueño. En ese sueño ella miró y experimentado cosas que la hizo sentir rara y aterrizada. En el sueño ella miró a la Virgen del Sagrario pero esta versión de la Virgen no era la Virgen normal. Esta versión era mala, diabólica, y tenía un sentido del diablo. En la historia dice, “ Desperté; pero con la misma idea fija aquí, entonces como ahora, semejante a un clavo ardiendo, diabólica, incontrastable, inspirada sin duda por el mismo Satanás… ” Aquí nosotros podemos ver como su imaginación le estaba tratando de entender que la Virgen del Sagrario no era pura y bien. Ella luego le dijo a Pedro para advertirle de la Virgen y para que el tenga cuidado. Mientras que ella estaba explicando que vio en su sueño Maria no le dijo quién era y cuando Pedro le preguntó cuál Virgen era, ella dice, “La del Sagrario murmuró María.” Pedro no pudo creer lo que ella le estaba diciendo. Maria si le puso atención a lo que su intuición le estaba dando a entender y esto le ayudó para que ella no muriera. Maria si era inteligente porque ella fue con su intuición en vez de lo que mucha gente hubiera ácido. Ellos hubieran pensado que eso solamente era ficción y no era real. Mucha gente basan sus decisiones en pensamientos y cosas reales que ciencia puede soportar en vez de sus intuiciones porque ellos piensan que esto mas bueno y pueden tener buenos resultados. En este caso eso no era real y en realidad Pedro era el que murió y Maria sobrevivió.

    5. Describe cómo la conciencia religiosa del protagonista choca con el inmenso amor que siente por su amada y que lo conduce a un trágico final.
    En esta historia Pedro era el protagonista, María y Pedro era amantes y los dos eran personas muy religiosas y amaban a la Virgen del Sagrario. Después cuando María fue a la iglesia y experimentado todas las cosas fuera del normal ella empezó a perder fe en la Virgen del Sagrario. Por ejemplo cuando ella fue a la iglesia cuando estaban celebrando la Virgen ella empezó a ver luces de diferentes colores que era bien raro y la espanto,”Millones de chispas de luz rojas y azules, verdes y amarillas, volteaban…Me acosté para dormir; no pude…” Esa noche no pudo dormir y después cuando por fin se durmió ella tuvo una pesadilla. En esa pesadilla ella miró a la Virgen del Sagrario pero esta versión era una mala y diabólica. Ella luego le dijo a Pedro de estas cosas y todas las otras cosas que ha visto y que le habian pasado. Pedro no le creo y le hizo entender que alomejor ella se había equivocado y en realidad lo que ella miró era un ladrón que estaba robando la joya de oro. En este momento nosotros podemos ver como la conciencia religiosa del protagonista choca con el inmenso amor que siente por María porque Pedro luego va a tratar de atrapar al ladrón para que Maria vea que ella en realidad si estaba equivocada. Desafortunadamente el nunca pudo atrapar al ladrón, “Nunca pudo saberse. Pero él estaba allí, y estaba allí para llevar a cabo su criminal propósito.” Desafortunadamente, esto lo lleva a un final trágico porque Pedron termina muriendo al final de la historia, “Ya no pudo resistir más. Las sienes le latieron con una violencia espantosa; una nube de sangre oscureció sus pupilas; arrojó un segundo grito, un grito desgarrador y sobrehumano, y cayó desvanecido sobre el ara.” Aquí nosotros vemos como Pedro muere al final de la historia por tratar de atrapar al ladrón y para demostrar el error de Maria.

    6. Este cuento romántico tiene características de leyenda. Explica en qué consisten estas similaridades.
    Gente de todos etnicidades tienen leyendas. Estas leyendas han estado pasadas de persona a persona. Las personas pueden ser familiares, amigo, maestros, etc. Una leyenda es un cuento que te hace dudar o creer en algo. Unos ejemplos son como La Llorona, Santa Claus, El Chupacabras, etc. Esta leyenda nos está haciendo dudar de una religión y de una Virgen. Las características de leyendas que es de que se transmite de generacion a generacion, “La tradición que refiere esta maravillosa historia acaecida hace muchos años…” En esta cita nosotros podemos entender que durante años historias están pasadas por persona a persona y así las leyendas están creadas y sobreviven durante los años que pasan y vienen. La siguiente característica que es ven en el cuento es de que se trata de historias de ficción que participaron de sus sesos reales, “Se celebraba la fiesta de la Virgen, su imagen, colocada en el altar mayor sobre un escabel de oro, resplandecía como un ascua de fuego…Yo rezaba, rezaba…” Esta cita explica que se estaba celebrando la Virgen del Sagrario y la están usando en una historia de ficción. La ultima caracteristica que yo encontré en este cuento es de que se catalogan como historias tipo narrativo, “Al fin abrió los ojos, tendió una mirada, y un grito agudo se escapó de sus labios.” Esta cita nos enseña cómo el cuento usa narración para contar su historia y lo que sucede.

  2. Consuelo A. Vidal-Perez
    Periodo 3
    La ajorca de oro, Gustavo Adolfo Bécquer

    1. ¿Cómo explicas el capricho de María y la decisión de Pedro?
    Al comienzo de la historia María se encuentra encaprichada y llorando en un rincón cuando Pedro le preguntó que porque lloraba. El gran capricho de Maria era aquel de codiciar una ajorca de oro que tenía unas piedras que resplandecían como si fuesen “estrellas arrancadas del cielo de una noche de verano”. Vemos que a pesar de que el obtener esa ajorca de oro sería muy complicado, ya que la Virgen del Sagrario era aquella que se adueñaba de lo que parecía ser un gran tesoro para Maria. Aquella ajorca fue un obsequio del arzobispo para La Catedral de Toledo. Maria, terca por querer esa joya inalcanzable, soñaba con el esplendor de aquellas piedras preciosas que tenía la joya, soñaba con la Virgen del Sagrario que portaba aquella bella joya, esta le decía “¿La vez? Pues no es tuya, no lo será nunca, nunca…” La decisión de Pedro cuya fue peor que el capricho de aquella mujer que al parecer era su amada lo condujo a la locura. Al inicio Pedro preocupado por ver a su amante llorar, queira saber lo que él podía hacer para ayudar con aquel martirio por el cual ella parecía estar pasando. Después de escuchar el motivo de sus lágrimas, no se burlo ni se rió de lo que había escuchado, sin embargo se puso a pensar y es cuando hizo la pregunta de donde se encontraba la tan deseada ajorca. Al descubrir donde habitaba aquella joya de mil estrellas fuese como si se encontraba entre la espada y la pared. Pedro estaba totalmente ciego por el amor que él sentía por aquella mujer caprichosa. Absurdo es el capricho de Maria ya que nos da la impresión de que ella ya es una mujercita de edad y no una niña pequeña para encapricharse con una joya que no solamente está en un templo, en la mano de la Virgen del Sagrario, pero también fue un obsequio del arzobispo como fue mencionado anteriormente. Si tal ves esta muy bella aquella joya que ella vio sobre la muñeca de la santa virgen, pero no debería de llegar al grado de soñar con aquella ajorca ni de llorar por ella. Entiendo que la decisión que fue tomada por Pedro fue a base de el amor que le tiene a Maria. “El la amaba; con ese amor que no conoce freno ni límite…diríase que lo infunde el Cielo para la expiación de una culpa.” Su decisión de el fue tomada porque él quería ver a Maria feliz y no la quiera ver llorar más, básicamente el tomo esa decision por amor. El amor es algo que sin que uno de se cuenta te controla y pronto todas las decisiones que uno toma casi siempre son basadas en el amor que tu sientes por otra persona y solamente quieres que esten feliz y no lo/a quieres ver llorar por una situación sin importancia. Y si tienes el poder de arreglar la situación para ya no ver mas su cara triste, entonces harías lo que fuera para verlo/a feliz.

    2. Haz un resumen del argumento y escribe un párrafo de tu opinion de algun punto en la historia
    La historia “La ajorca de oro” escrita por Gustavo Adolfo Bécquer trata de cómo el amor no te limita y harías todo los posible por ver a la person que tu amas feliz sin importar que te lleve a la locura. Todo empezó cuando un hombre que ve a la mujer que él ama llorando. El se acerca preguntando que cuál era aquel motivo de sus lágrimas, ella no le quiso decir pensando él se burlaría de ella. Después de un buen rato ella rompió el silencio y le dijo el motivo de su llanto. Al escuchar tal locura el no se rió ni se burlo, mas en cambio una idea del mismo grado de locura se le ocurrió a aquel joven ciego por el amor que le tenía a aquella joven. La locura que le había contado su ser amada fue aquella de querer una ajorca de oro pero el saber que no ella nunca la tendría la ponía triste. “Hay deseos que se ahogan en nuestra alma de mujer, sin que los revele más que un suspiro.” Entonces él tratando de ayudar el martirio de su ser querida, preguntó que en donde se encontraba tal ajorca de oro. Al escuchar que venía de la Catedral de Toledo y que la virgen del Sagrario era aquella mujer que era dueña de una joya tan preciosa, un terror inmenso paso por su cuerpo. “¡La del Sagrario!- repitió el joven con acento de terror-. ¡La del Sagrario de la Catedral!” Sin importar de dónde venía aquella ajorca el joven determinado a hacer el motivo por el cual ella sonríe, tomó ante el la obligación y el deseo de agarrar a aquella tan deseada ajorca. El joven fue en la noche cuando el sabia que nadie estaba en aquel templo, pero tanto era su temor de aquel joven que se empezaba a escuchar murmullos y rumores a través de la catedral, pero en si la catedral estaba sumergida en un gran silencio. Poco después de que él empezó a escuchar murmullos y rumores, el empezó a caminar y es cuando se dio cuenta de que alrededor suyo estaban las tumbas de los reyes. Pronto él empezó a alucinar que veía seres alrededor suyo, entonces cerró sus ojos y siguió caminando decidido a agarrar aquella ajorca. Tanto era el temor que él tenía que al final el se volvio loco tratando de obtener aquella ajorca de oro que tanto deseaba la joven a la que él amaba.
    Yo pienso que la razón por la cual Pedro se volvió loco y tenía tanto temor cuando él estaba dentro del templo era porque el sabia que lo que él estaba haciendo estaba mal. Su propia mente lo empezó a engañar. Entiendo que lo que él estaba haciendo era causa de el amor que él sienta y solamente quería aliviar un poco el martirio que María sentía, pero pienso nunca tenía que llegar al grado de que el se metiera al templo a robar una joya que fue un regalo del arzobispo y que la adueñaba la Virgen del Sagrario. Su propio pensar lo traicionó porque el en fondo el sabia que lo que él estaba haciendo no le convenia a el, pero como dije anteriormente lo hizo por amor. Y cuando una persona está enamorada todo su pensar y juicio cambia por completo. Fuese como si fueras una person completamente diferente, lo que pasa a ti no te importa porque te importa más la otra persona. Pero también no pienso que debería llegar al grado donde tu mismo te pones en peligro o poner a otros en peligro. En este caso Pedro se volvió loco porque no aguantaba más todos los pensamientos y las alucinaciones que él mismo se causaba. “Ya no pudo resistir más. Las sienes le latieron con una violencia espantosa; una nube de sangre oscureció sus pupilas; arrojó un segundo grito, un grito desgarrador y sobrehumano, y cayó desvanecido sobre el ara.”

    3. Menciona un pasaje donde se advierta el predominio de la imaginación sobre la razón y explica tu razonamiento.
    El predominio de la imaginación sobre la razón es demostrado en el en pasaje número cuarenta y cuatro. En este pasaje nos podemos dar cuenta de cómo poco a poco Pedro va perdiendo la razón y deja volar su mente. En este párrafo nos da un obvio ejemplo de cómo la imaginación de Pedro hace que las cosas inmóviles cobren vida. “Santos, monjes, ángeles, demonios, guerreros, damas, pajes, cenobitas y villanos se rodeaban y confundían en las naves y en el altar.” Pedro demuestra temor ante la situación y deja que el temor que el siente lo domine, causado todas las halucionasiones. Uno se puede dar cuenta que el esta solo en el templo pero la conciencia y el nerviosismo que él tenía hicieron que el dejara de ver las cosas como eran. Por ejemplo, uno cuando está muy consciente de sus alrededores y entra en razón no se vuelve loco al grado de ver las estatuas moviéndose o sentir la mano de uno de los difuntos reyes. “A sus pies oficiaban, en presencia de los reyes, de hinojos sobre sus tumbas, los arzobispos de mármol que él había visto otras veces inmóviles sobre sus lechos mortuorios…” El estaba consiente de que todo a su alrededor estaba inmóvil y que no tenía ninguna maner de las estatuas, los reyes, las lámparas, etc. cobraran vida, ya que él mismo había visto todo eso anteriormente. Este pasaje nos da un claro ejemplo que como una persona pierde toda la razón y deja que la imaginación lo controle, ya que Pedro dejó que su mente se imaginara que lo estaban vigilando y que está rodeado de muchos espíritus más aunque solamente eran sombras y estatuas. El razonamiento hace que uno esté consciente de donde esta, con quien esta, y si está en peligro, al abandonar este concepto, la imaginación empieza a convertir cosas que no son en algo que tu estes pensando. En este caso, ya que pedro no sabía muy que hacer, le remordia la conciencia y es puede ser una de las razones por la cual su imaginación lo engaño tan cruelmente. Si tal vez al comienzo Pedro se mostraba muy valiente este párrafo nos muestra también que sin tener la razón y dejar que tu imaginación te domine, pierde todo el valor o valentía que uno lleva por dentro y por eso es más fácil que uno vea cosas que no están presentes o que sientan algo que no está allí.

    4. Menciona un pasaje donde la intuición es mucho más fuerte que la ciencia y explica tu razonamiento.
    En el pasaje número veintisiete mas o menos nos explica como Pedro siente que algo malo va a pasar o puede suceder en el intento de robarse esa ajorca de oro que es deseada por su amada. “Figuraos un caos incomprensible de sombra y luz.” Desde la primera oración uno se puede dar cuenta que Pedro ya siente un conflicto dentro de él. Una de las razones por la cuales él se puede sentir en conflicto con sí mismo es que no solamente está robando dentro de un templo pero sino también uno se puede dar cuenta de que Pedro aparenta ser una person que sigue a su religión seriamente pero se deja llevar por los sentimientos que él lleva. La intuición es lo que te deja saber si algo bueno o malo va a pasar, es cuando uno siente escalofríos o sienten que su estómago se les enreda ante una situación. La ciencia o la lógica de la situación pudo ser que se agarrara la ajorca y salir rápido de aquel templo ya que al parecer no quería estar más tiempo allí, pero su intuición era de que algo le iba a suceder y desde un inicio el ya tenia pensamientos confusos de lo que el iba hacer. “…en donde se mezclan y confunden con las tinieblas de las naves los rayos de colores de las ojivas donde lucha y se pierde con la oscuridad del santuario el fulgor de las lámparas.” A Pesar de todas las señales que le aparecían ya sean los pensamiento que él tenía desde el comienzo, el conflicto de hacerlo, el temor que alcanzó a llevar todo su interior, el siguió adelante sin darle importancia a aquel sentimiento que él llevaba por dentro. Yo diría que este pasaje nos demuestra claramente que la intuición es mas grande o mas fuerte que la ciencia. La ciencia nos puede decir muchas cosas y nos da motivos para cumplir ciertas acciones, pero la intuición es aquel sentimiento que es de una manera u otra es un instinto, por eso a pedro le dio miedo estar en el templo porque él podía sentir una cierta inquietud, pero lo que viene siendo la ciencia o la lógica es que el estaba solo y ya estaba allí para cometer tal pecado. En este párrafo se comenta sobre la luz y la sombra, y eso para mi me da una muy grande impresión de que la infusión de pedro le advierte de que se estaba metiendo en un problema donde lo único que lo iba a rodear, sería sombras; ya que él no hizo caso a su propia intuición que en este caso puede ser representado como la luz

    5. Describe cómo la conciencia religiosa del protagonista choca con el inmenso amor que siente por su amada y que lo conduce a un trágico final.
    El protagonista que viene siendo Pedro se encuentra en un conflicto porque cualquier persona que siga la fe Católica sabe que el robar es un pecado, pero el inmenso amor que el le tenia a Maria no le importo care en el pecado. Cualquier persona que ame a otro ser solamente quiere ver que la felicidad se refleje en su rostro. Claro para Maria esa felicidad al parecer solamente viene de cosas materiales sin importancia pero Pedro al amarla no le importaba perder aquella imagen que él pudiera tener con Dios. Tanto era el dilema que él tenía de robarse la ajorca y no robarsela que al final de obtener aquella horca se volvió loco. “Cuando al otro dia los dependientes de la iglesia lo encontraron al pie del altar, tenía aún la ajorca de oro entre sus manos y al verlos aproximarse exclamó con una estridente carcajada:- ¡Suya, suya!…El infeliz estaba loco.” Yo diría que cuando uno hace las cosas por amor uno no razona si no que hace las cosas compulsivamente a veces, en este caso Pedro tomó la ajorca de oro de la Virgen del Santuario. El gran motivo por cual su conciencia religiosa choca con el inmenso amor que él siente por Maria es porque no penso en si mismo y que le podía pasar a él, en otros palabras el no entro en razón. La razón por la cual digo esto es porque él ya sabía o estaba consciente de que al robarse aquella joya no iba a estar agusto con el mismo porque falló a su fe, pero al mismo tiempo él sabía que si él no intentaba de agarrar la joya su amada María iba a quedarse triste y él no la quiera ver triste; al contrario él solamente la quería ver feliz ya que el la amaba tanto. “El la amaba…amor que se asemeja a la felicidad.” Al tomar esa decisión el dejo cualquier duda atras, ni lo pensó dos veces porque eso es el amor. El amor te hace hacer cosas que nunca pensaste hacer y en muchos casos lo que haces cuando estas enamorado/a te puede marcar para toda la vida, en este caso Pedro perdió su propia razón y juicio y eso lo llevó a la locura. “Yo se la arrancaría para ti, aunque me costase la vida o la condensación. Pero a la Virgen del Sagrario, a nuestra Santa Patrona…” En este momento uno se puede dar cuenta de que el respeto y la admiración que Pedro tenía hacia la Virgen y su religión era inmensa, pero no lo suficiente para derrotar aquel amor que él sentía por Maria.

    6. Este cuento romántico tiene características de leyenda. Explica en qué consisten estas similaridades.
    Las leyendas es una narración o historia que pudo aver pasado pero que al contarla suelen ser agregados elementos fantasiosos o exagerados. Por ejemplo, se encuentran muchas similaridades entre una leyenda y la historia. Un ejemplo de esto puede ser cuando el ya esta dentro del templo y empieza ver que las estatuas se mueven o que cuando él ya empezó a sentir la mano fría del difunto rey. “Por un momento creyó que una mano fría y descarnada lo sujetaba en aquel punto con una fuerza invencible.” Claro que uno no puede estar muy cierto de eso ya que no estaba nadie allí cuando todo eso sucedió, pero es un elemento sobrenatural que es agregado a la historia para causar mas suspenso y hacer que la historia esta mas interesante. También concluye en un final que es trágico. “El infeliz estaba loco.” Una leyenda que tiene un final trágico al cual se le puede comparar es la leyenda de la llorona ya que ella pierde a sus hijos y pasa toda toda la eternidad gritando “Mis hijos” esperando que algún día los encuentre. Esta historia nos muestra que una debilidad humana es el amor y que el amor suele controlar todos los aspectos de nuestras vidas y a veces no de una buena manera como desearíamos, esa es otra similaridad con lo que viene siendo las características de una leyenda y la historia de “La ajorca de oro.” Claro uno tiene que llevar en cuenta de que esta historia solamente es una historia que fue escrita por Gustavo Adolfo Bécquer y no es una leyenda aunque tiene similaridades no lo es. Pienso que el final trágico y los eventos que suceden antes de que el agarro la ajorca son lo que hacen que la historia tenga una conexión con lo que puede ser una leyenda. Otro ejemplo que puede ser añadido a la lista de similaridades que tienen es que una leyenda a veces expresa los deseos del protagonista, y a través de toda la historia se puede dar cuenta uno de que no único que pedro deseaba o un gran anhelo que el tenia era aquel de cumplir realidad el sueño de Maria y darle aquella horca que ella tan desesperadamente anhelaba. Estas son algunas de las similaridades que lleva la historia y que relatan un poco a lo que viene siendo las características de las leyendas. La historia escrita por Gustavo Adolfo Bécquer es tan parecida a una leyenda ya que puede espantar a uno para que no caigan él el pecado, pero al final del dia fue escrita como un cuento o historia y así debe de ser vista.

  3. Como explicas el capricho de Maria y la decision de Pedro?

    El capricho de María sucedió en la iglesia durante la celebración de la Virgen. En lo que estaba orando a la Virgen, se fijó en algo que nunca había visto antes; la ajorca de oro que la Virgen tenía en uno de sus brazos. No podía quitar sus ojos de ella durante toda la misa. Siempre regresaban involuntariamente a la joya. Este capricho se convirtió en obsesión. Cuando María regresó a casa, no se pudo dormir. Se quedó despierta por horas pensando en ella. Cuando finalmente se durmió, soñó que una mujer como ella llevaba la joya, diciéndole, “¿La ves? Pues no es tuya, no lo será nunca, nunca… Tendrás acaso otras mejores, más ricas, si es posible; pero ésta, ésta, que resplandece de un modo tan fantástico, tan fascinador…, nunca, nunca.” La decisión de Pedro de robar la joyería de la virgen para María, fue motivado por su amor por María. “El la amaba; la amaba con ese amor que no conoce freno ni límite.” Era un amor que le permitió intentar robarle la joya a la Virgen aunque su miedo y superstición eran tan grandes. Pedro estaba dispuesto hacer lo que fuera para hacer feliz a su amada María. “¿Por qué no la tiene el arzobispo en su mitra, el rey en su corona o el diablo entre sus garras? Yo se la arrancaría para ti, aunque me costase la vida o la condenación.” Estaba tan dispuesto que se dejó volver loco de la culpa por robar a la Virgen, y solo por dejar de ver tan triste a su amada.

    Haz un resumen del argumento y escribe un párrafo de tu opinión de algún punto de la historia.

    Esta historia se trata de los extremos a que un señor, Pedro, estaba dispuesto a ir por la mujer que ama. El cuento empieza con Pedro encontrando a María llorando. Preocupado, le pregunta por qué llora. María le responde diciendo, “No me preguntes por qué lloro, no me lo preguntes, pues ni yo sabré contestarte ni tú comprenderme.” Pero cuando Pedro le sigue preguntando, María le cuenta la historia de su capricho. Le explica como estaba orando en el templo durante la celebración de la Virgen, cuando se fijó en algo que nunca había visto; la ajorca de oro que la Virgen tenía en uno de sus brazos. Se obsesiono de ella, pensando en la joya en todo momento, hasta en sus sueños. Viendo como su amada estaba sufriendo por la ajorca, Pedro decidió robarla para María. Esta era una decisión muy difícil para Pedro, ya que tenía tanto respeto por la Virgen de su pueblo. Sin embargo, puso todo su miedo y superstición al lado, y fue a agarrarle la joya a su amada. Cuando Pedro llegó al templo, fue vencido por una horrible paranoia. Sentía como que los reyes muertos lo estaban viendo, y que estaba pisando en tumbas en su camino a la imagen de la Virgen. Cuando llegó, cerró los ojos para agarrar la joya. En el momento que los abre para bajarse, se vuelve loco, imaginando cosas horribles. “Santos, monjes, ángeles, demonios, guerreros, damas, pajes, cenobitas y villanos se rodeaban y confundían en las naves y en el altar. A sus pies oficiaban, en presencia de los reyes, de hinojos sobre sus tumbas, los arzobispos de mármol que él había visto otras veces inmóviles sobre sus lechos mortuorios, mientras que, arrastrándose por las losas, trepando por los machones, acurrucados en los doseles, suspendidos en las bóvedas ululaba, como los gusanos de un inmenso cadáver, todo un mundo de reptiles y alimañas de granito, quiméricos, deformes, horrorosos.” Pedro se desmayó de los nervios que tenía, y desde ese momento, “El infeliz estaba loco.” Mi opinión de la decisión de Pedro es que fue una decisión muy tonta de él. Aunque Pedro amaba a María con un amor muy intenso, no creo que era necesario tratar de agarrarle la joya a María. No solo iba en contra de su moral y su religión, sino que también era una cosa pequeña e innecesaria, para él pasar por tantos problemas. No era una cuestión de vida o muerte. Como un niño que no consiguió el juguete que quería, María lo habría superado con el tiempo y Pedro estaría allí para ella mientras tanto.

    Menciona un pasaje donde se se advierta el predominio de la imaginacion sobre la razon y explica tu razonamiento.

    Un pasaje en donde se advierta el predominio de la imaginación sobre la razón es el pasaje donde María explica su obsesión con la ajorca de la Virgen. Cualquier persona razonable no se hubiera obsesionado así como María se obsesionó con la ajorca de la Virgen. María quería exactamente esa ajorca más que nada en el mundo. Ni siquiera una réplica exacta la hubiera satisfecho. En su sueño, sueña que una mujer como ella tiene su querida joya, y se burla de ella diciendo, “Pues no es tuya, no lo será nunca, nunca… Tendrás acaso otras mejores, más ricas, si es posible; pero ésta, ésta, que resplandece de un modo tan fantástico, tan fascinador…, nunca, nunca.” Este sueño es un ejemplo de cómo su imaginación predomina su razón porque nos enseña cómo el valor de la joya ha sido distorsionado en su mente. Aunque sabe que ella puede conseguir joyas mejores y más ricas, no le importa; en su imaginación esa joya es la única en el mundo con real valor.

    Menciona un pasaje donde la intuicion es mucho mas fuerte que la ciencia y explica tu razonamiento.

    El pasaje donde María le dice a Pedro que la Virgen que poseía su querida joya era la del Sagrario es un ejemplo de donde la intuición es mucho más fuerte que la ciencia. Desde el momento que María le dijo esto a Pedro, él se sintió aterrorizado solo de pensar el robarse la joya, porque sabía por la intuición que algo malo le iba a pasar. “¿Por qué no la tiene el arzobispo en su mitra, el rey en su corona o el diablo entre sus garras? Yo se la arrancaría para ti, aunque me costase la vida o la condenación. Pero a la Virgen del Sagrario, a nuestra Santa Patrona, yo…, yo, que he nacido en Toledo, ¡imposible, imposible!” Cuando Pedro dice esto, está prefigurando lo que sucederá. Era imposible que él le diera la joya a María porque se volvió loco en el proceso de tratar de agarrarla. Esto no era algo que podía predecir con la ciencia, solo era algo que podía sentir por su intuición.

    Describe como la conciencia religiosa del protagonista choca con el inmenso amor que siente por su amada y que lo conduce a un tragico final.

    Habian dos lados de Pedro. Un lado que estaba dispuesto hacer lo que fuera o sacrificar lo que sea para hacer a su amada María feliz, y otro que tenía tanto respeto por su religión que no era capaz de hacer algo tan grave así como robar de la imagen de la Virgen. El compromiso extremo que sintió por las dos partes le impidió comprometerse con cualquiera de las dos. Como el amor que tenía por María era tan grande e intenso, Pedro decidió robarse la joya para ella. Sin embargo, esto no para su conciencia religiosa de causarle paranoia. Cuando Pedro llega a el templo, no puede parar de sentir como que los reyes muertos lo están viendo, y como que está pisando en tumbas. Y la peor parte para él era ver a la Virgen. Usualmente sentía paz y serenidad cuando la veía, “Sin embargo, aquella sonrisa muda e inmóvil que lo tranquilizara un instante concluyó por infundirle temor, un temor más extraño, más profundo que el que hasta entonces había sentido.” La sonrisa de la Virgen le causaba tanto terror que tuvo que cerrar los ojos para agarrar su joya. Pero cuando los tuvo que abrir para bajarse, su amor por María y su conciencia religiosa chocaron. Pedro ya no podía más con la culpa que sentía por robarse la joya de su santa Virgen. Se transtorno, volviéndose loco, imaginando que había estatuas acercándose a él entre todo el templo. Finalmente, Pedro se desmayo. “El infeliz estaba loco.”

    Este cuento romántico tiene características de leyenda. Explica en qué consisten estas similaridades.

    Aunque este cuento sea uno romántico, tiene las características de leyenda. La primera característica de leyenda que tiene es que es una historia basada en hechos reales que está contada por un narrador. “La tradición que refiere esta maravillosa historia acaecida hace muchos años, no dice nada más acerca de los personajes que fueron sus héroes.” Como el narrador dice que el cuento sucedió hace muchos años, esto implica que fue un hecho real que alguien cuenta años después. Otra característica de leyenda que el cuento tiene son elementos fantásticos por la imaginación de la gente. En el cuento, los protagonistas le dan elementos fantásticos a ciertos hechos. Por ejemplo, la manera en que María ve la ajorca de la Virgen es fantástico. Cuando describe cómo los diamante brillaban, se oye así como hipnotizada por la joya. “Millones de chispas de luz rojas y azules, verdes y amarillas, volteaban alrededor de las piedras como un torbellino de átomos de fuego, como una vertiginosa ronda de esos espíritus de las llamas que fascinan con su brillo y su increíble inquietud…” Otro ejemplo es cuando Pedro empieza a imaginarse cosas en el templo. Las ilusiones que tiene de estatuas cobran vida y los reyes muertos viéndolo le dan un elemento de fantasía y magia a la historia. Estos ejemplos también tienen otra característica de leyenda que es el reflejo del modo de pensar y de las supersticiones de la gente. María nos enseña cómo los caprichos se pueden convertir en obsesiones en la imaginación de la gente. Nos deja ver el modo fantástico en que María piensa de la joya después de empezar a obsesionarse con ella. Pedro nos enseña como las supersticiones pueden afectar a la gente. En el caso de Pedro, su superstición estaba tan fuerte que lo volvió loco.

  4. La ajorca de Oro
    Escrita por: Gustavo Adolfo Bécquer

    Cómo explicas el capricho de Maria y la decisión de Pedro?
    La mayoría de la historia se enfoca en como Pedro cumple el dichoso capricho de su amada a quien le lloraba por sus insaciables ganas de tener la ajorca de oro de la virgen. Pedro, al principio se niega al cometer tal pecado de robarle a no a cualquiera si no a la mismísima Virgen de la Sagrada Catedral. Sorpresivamente, Pedro cambia su temor por un poco de valor y decide cumplir el capricho de su amada María. Por ejemplo en el pasaje -”… era una mujer, otra mujer com yo, que me miraba y que se reía mofándose de mí… Pues no es tuya, no lo será, nunca…Tendrás acaso otras mejores, más ricas, pero esta…nuna nunca”.- Como puede percibir el lector, María, al explicarle su pesadilla sobre la mujer morena burlándose de su frustración por no tener la ajorca de oro y la descripción de aquella finísima joya, hace que Pedro siente lástima y remordimiento por su amada Maria. La decisión de Pedro no es como cualquier marido porque él si se sensibilizó a los caprichos de su amada Maria, no nomas eso pero tener que traicionar su fe y su religión lo hicieron terminar loco.
    Haz un resumen del argumento y escribe un párrafo de tu opinion de algun punto de la historia.
    El argumento en esta historia trata de un matrimonio, donde María la esposa y su personalidad ambiciosa y caprichosa desean una pieza de oro de tal esplendor y brillo que la hacen irresistible a ella. Esto lleva a cabo que ella llore por sentir su impotencia de tenerla, al verla llorar, Pedro el esposo siente que tiene que cumplirle a su mujer,por su gran amor que le tiene, haci que él decide su gran deseo y con poco valor y nerviosismo intenta tomar la ajorca de oro que poseía aquella Virgen en su altar. Un día él decide llevar a cabo el pecado y toma rumbo hacia la iglesia donde se encontraba aquella joya. Desafortunadamente, Pedro, entre su nerviosismo y paranoia causan que su conciencia imagínese el ataque de las estatuas, imágenes, y demonios habitantes de la iglesia. A La siguiente mañana los monjes lo encuentran loco y con la ajorca de oro en la mano.
    Un punto de la historia que me gustaría opinar sobre, es cuando la esposa María le hace saber sus grandes caprichosas ganas de tener la ajorca de oro de una forma manipuladora. Uso cierta palabra para categorizar su decisión porque me imagino que como mujer católica, robar es un pecado y más si es de la mismísima catedral donde ella practica su fe, sabiendo que su esposo es capaz de todo, porque ella no evitó contarle su capricho?. Por ejemplo, en el pasaje narra como Pedro imagina lo sucedido -”Pero a la Virgen del Sagrario, a nuestra Santa Patrona, yo…, yo, que he nacido en Toledo, ¡imposible, imposible!”- Entonces, María manipuladora llora -”¡Nunca! —murmuró María con voz casi imperceptible—. ¡Nunca!”- Basándome en la previa cita, yo juzgo (No soy nadien para juzgar pero usted pidio opinion!) a Maria y su hecho como intencional apropositamente para tener la joya, ignorante porque no pensó en las consecuencias que corría su esposo si fuese descubierto. (aunque sí lo fue).
    Menciona un pasaje donde se advierta el predominio de la imaginación sobre la razón y explica tu razonamiento.
    (Que pregunta tan complicada o mas bien dificil de entender para mi cerebro puberto.) Un pasaje donde la imaginación tomó control sobre la razón es cuando a Pedro trata de robar la ajorca de oro, pero como lo dice la pregunta su imaginación causó que viera la revelación de ciertos elementos y personajes sobrenaturales contra el y haci perdiendo el razonamiento. Por ejemplo, el lector puede comprobar a través de la cita -”Al fin abrió los ojos, tendió una mirada, y un grito agudo se escapó de sus labios. La catedral estaba llena de estatuas, estatuas que, vestidas con luengos y no vistos ropajes, habían descendido de sus huecos y ocupaban todo el ámbito de la iglesia y lo miraban con sus ojos sin pupila.”- Esto nos demuestra como Pedro y su conciencia llena de paranoia llevan a cabo la perdida de su razonamiento y así finalmente volviéndose loco.
    Menciona un pasaje donde la intuición es mucho más fuerte que la ciencia y explica tu razonamiento.
    Un ejemplo de la dominación sobrenatural sobre la ciencia es donde los personajes que habitaban en la iglesia se rebelan contra Pedro y su acto pecador. Lo llamo sobrenatural porque sería algo imposible de suceder ya que una estatua, fantasmas, guerreros, y santos se revelen en forma humana. Entiendo que los milagros suceden pero en esta historia lo interpretan al final como la pérdida de conciencia y razonamiento de Pedro, se volvió loco. Por ejemplo, -”…mientras que, arrastrándose por las losas, trepando por los machones, acurrucados en los doseles, suspendidos en las bóvedas ululaba, como los gusanos de un inmenso cadáver, todo un mundo de reptiles y alimañas de granito, quiméricos, deformes, horrorosos.”- Esta cita nos deja saber cómo ciertos elementos sobrenaturales se manifiestan de forma que no se aplican en la ciencia o lógica diferenciando las partes anteriores de la historia.
    Describe cómo la conciencia religiosa del protagonista choca con el inmenso amor que siente por su amada y que lo conduce a un trágico final.
    Pedro se siente contra la espada y la pared al hacer razón de lo que pedía su amada esposa. Robar de la propia iglesia donde él dedicaba su fe?, me imagino yo que él pensaba. Pero el grandísimo amor tomo la victoria, él se decidió de complacer el capricho de su esposa y mas sin encambio porque el al ver la forma en que ella se frustraba por no tener esa joya sin precio, hizo que el tomara el poco valor en su ser y llevar a cabo tal acto fallandole a su fe religiosa y a su alabada catedral. Por ejemplo, en la cita siguiente -”¿Por qué no la tiene el arzobispo en su mitra, el rey en su corona o el diablo entre sus garras? Yo se la arrancaría para ti, aunque me costase la vida o la condenación. Pero a la Virgen del Sagrario, a nuestra Santa Patrona, yo…, yo, que he nacido en Toledo, ¡imposible, imposible!.”- La cita previa demuestra como Pedro trata de procesar si se puede decir, procesar tal pensamiento que le faltaria lealtad a su fe y religión pero a la vez faltarle a su amada esposa por la pérdida de razonamiento haciéndolo loco.

    Este cuento romántico tiene características de leyenda. Explica en qué consisten estas similaridades.
    Este cuento contiene ciertas características de leyendas al igual que románticas lo cual forman similaridades como ciertos elementos de naturaleza narrados de forma que describen los alrededores y la forma en que él visualizaba a su esposa. Como por ejemplo, -” Pedro, entonces, acercándose a María le tomó una mano, apoyó el codo en el pretil árabe desde donde la hermosa miraba pasar la corriente del río y tornó a decirle….”- Esta cita no solamente se le aplica a las características de leyenda en la historia pero a la vez complementa las características de romances que se mencionan al describir su amada esposa.

  5. Como explicas el capricho de Maria y la decision de Pedro?

    Haz un resumen del argumento y escribe un párrafo de tu opinión de algún punto de la historia.

    Menciona un pasaje donde se se advierta el predominio de la imaginacion sobre la razon y explica tu razonamiento.

    Menciona un pasaje donde la intuicion es mucho mas fuerte que la ciencia y explica tu razonamiento.

    Describe como la conciencia religiosa del protagonista choca con el inmenso amor que siente por su amada y que lo conduce a un tragico final.

    Este cuento romántico tiene características de leyenda. Explica en qué consisten estas similaridades.

Tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s