Dios en la tierra, José Revueltas (Español 2)

La población estaba cerrada con odio y con piedras. Cerrada completamente como si sobre sus puertas y venta­nas se hubieran colocado lápidas enormes, sin dimensión de tan profundas, de tan gruesas, de tan de Dios. Jamás un empecinamiento semejante, hecho de entidades incom­prensibles, inabarcables, que venían… ¿de dónde? De la Biblia Génesis, de las Tinieblas,…